Secciones
Síguenos en:
LA COPA VOLÓ EN LOS AMAGUES

LA COPA VOLÓ EN LOS AMAGUES

Atlético Nacional, campeón de la Copa Libertadores de América, quedó eliminado. Un hecho que, además de la pura competencia, deja otras connotaciones como experiencia final. * Nacional fue el mejor: La demostración del miércoles no admite reparos. Tanto futbolística como tácticamente, el cuadro colombiano pasó por encima de su adversario. Tuvo la irreverencia de profanar el templo sagrado del Olimpia, el Defensores del Chaco, donde jamás perdieron los locales en la Copa Libertadores. Metió tres goles, aunque fallaron también múltiples otras oportunidades.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
28 de septiembre 1990 , 12:00 a. m.

Pero al mismo tiempo desnudó una dura verdad: no sabemos cobrar penas máximas. Y un equipo que pierde cinco de seis tiros desde los doce pasos, definitivamente no merece ser campeón. Aquí, como dicen algunos, no puede esgrimirse el factor suerte.

* La Copa se perdió en los aviones: Es evidente que las grandes decisiones se tomaron en pleno vuelo, de conflicto en conflicto. Hubo desgaste físico y mental porque se creó una disyuntiva entre lo que realmente debe ser la preparación de una escuadra y la búsqueda de una solidaridad nacional.

Se supo desde un comienzo que la mano venía dura e inflexible por parte de la Confederación Suramericana, más aún, con el apoyo irrestricto de la FIFA. Entonces se cometieron una serie de errores como ir y venir de Santiago de Chile cuando lo correcto era aguardar en esa plaza el siguiente juego. Primero por el desgaste físico a que se sometió el plantel. Segundo porque era más práctico recuperar a los lesionados en un solo sitio para procurar una más rápida recuperación. Tercero, porque de tanto amague (que se retiraba, que se jugaba), el equipo perdió la concentración. Y cuarto porque definitivamente en los aviones todavía no hay campos de entrenamiento.

Entonces, el primer encuentro prácticamente se regaló. Prueba fehaciente? Como equipo solamente Nacional existió durante veinte minutos en el partido en Santiago de Chile. Después, se notó sin fuerza.

* Un llamado a la reflexión: Insistimos porque en el fondo, es obvio que Nacional fue el chivo expiatorio por una serie de irregularidades que marcaban al fútbol colombiano en los últimos tiempos. La Confederación, apoyada por la FIFA, tuvo su disculpa para meter la mano y colocar a Colombia en estado de alerta para que arregle sus problemas internos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.