Secciones
Síguenos en:
LA DICHA LLEGÓ DESDE EL AIRE

LA DICHA LLEGÓ DESDE EL AIRE

La esperaban para octubre y, como todos, confiaban que su llegada fuera normal. Pero Carol Lizeth Aires se adelantó y tomó por sorpresa, a 11 mil pies de altura, a su madre Hortencia Anzola, 22 años, en pleno vuelo entre Bogotá e Ibagué. Fue una paradoja, porque hace tres meses su padre, el piloto Marco Antonio Escobar, murió en un accidente aéreo.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
29 de septiembre 1990 , 12:00 a. m.

Ahora ella cuenta con un tiquete abierto y gratuito de por vida para movilizarse por Aires, la empresa propietaria del avión donde nació.

El itinerario del viaje se debió a que Hortencia se fue a vivir a Ibagué con sus hermanas luego del accidente de su esposo. El lunes pasado, Myriam mi hermana me dijo: oiste Hortencia, por qué no me acompañas a Bogotá. Nos vamos y nos venimos en taxi. A mí se me hizo lo más fácil, aunque pensé en mi barriguita pero mis cuentas estaban para mediados de octubre , comenta.

Como a las 4 de la tarde, después de haber hecho las diligencias, yo le dije: Mire que me siento mal. Mejor compremos tiquetes en avión. Y nos fuimos para Eldorado. Allá llegamos a las 6 de la tarde y conseguimos pasajes para las 6:30 .

Tan pronto despegó el avión, Hortencia sintió las primeras contracciones. Por fortuna en el avión iba una enfermera de nombre Gloria Sepúlveda, de los Seguros Sociales de Ibagué, y me acostó en una banca improvisada. Me quitó los pantalones y se me vino... se me vino... Entonces, solo le pedí a Dios que no me dejara morir .

Los pasajeros miraron el reloj: 7:12 de la noche. Todos dejaron escapar un gran aplauso mezclado con risas y luego oraciones.

En esos veinte minutos de vuelo por su mente pasaron miles de imágenes y pensamientos: incluso llegó a creer que el nerviosismo del piloto podría ocasionar una segunda tragedia. Temía por las precarias condiciones del parto y que por tener la placenta dentro podría morir.

En el aeropuerto todos estaban pendientes de la llegada de la nave con su nuevo pasajero cundi-tolimense. El capitán Carlos Guerrero, piloto del HK 2741, reclamó auxilios. Como el médico demoró unos minutos en llegar un bombero con una de sus seguetas le cortó el cordón umbilical. Cuando el doctor llegó le extrajo la placenta, la auscultó y recomendó trasladarla a la Cruz Roja. Dos horas después Hortencia estaba en su casa.

Aunque todavía no se ha fijado la fecha del bautizo se sabe que será en el aeropuerto de Ibagué, donde Hortencia hará gala de sus dotes de cantante para entonar a su hija un vallenato de esperanza: Voy a hacerte una casa en el aire, solamente pa que vivas tú... . Maternidad

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.