OPINIONES

EL NUEVO SIGLO Bogotá, junio 25 de 1997 Rafael Nieto Navia

30 de junio 1997 , 12:00 a. m.

Los Estados capitalistas resultaron ser, a la hora de norma, los más desarrollados. Y los Estados más desarrollados. Y los Estados tercemundistas y socialistoides, los más pobres. Algunos de estos últimos adoptaron las prácticas de los capitalistas y se convirtieron en los tigres asiáticos. En América Latina, Chile avanzó mucho más que los demás con la misma tesis, todo lo cual generó una teoría, el neoliberalismo , cuyo propósito era el de que el Estado se pusiera a dieta e hiciera todo lo que tenía que hacer pero no lo que no le correspondía. Eso llevó a las privatizaciones, es decir, a la venta a la inversión privada de las empresas del Estado. Ello requiere, como es obvio, una gran dosis de honestidad, para no malvender o hacer serruchos, y de inteligencia para saber cómo y a quién vender.

EL ESPECTADOR Bogotá, junio 26 de 1997 Rodrigo Villamizar El país puede estar tranquilo, pero no sabemos qué tan fuerte vaya a ser El Niño. Estamos en capacidad de atender la demanda eléctrica si la intensidad es similar a la del 92. Si es mayor, tendríamos problemas. Queremos manejar el sector como si estuviéramos en una situación tan critica como la del 92 . Queremos manejar toda reserva al sector eléctrico para no someter al país a un racionamiento.

VANGUARDIA Bucaramanga, junio 24 de 1997 Gustavo Galvis Hernández El país no puede continuar igual. Sin ninguna respetabilidad internacional; sin esperanza de paz y reconciliación; sin un modelo económico estable que genere un importante crecimiento económico con desarrollo social; con una clase política desprestigiada y un importante segmento del sector empresarial al que solo le importa el éxito de sus negocios, mientras la gran mayoría de compatriotas se debaten en la miseria, el desempleo y la angustia.

LA REPUBLICA Bogotá, junio 25 de 1997 Gilberto Arango Londoño Algo que parecería, hace un par de años imposible, ha sucedido. El Gobierno presidido por el Sr Clinton logró doblarle el espinazo a la tenebrosa industria tabacalera. Sentada jurisprudencia desfavorable a los fabricantes de la muerte en forma de humo, éstos tuvieron que negociar su subsistencia bajo condiciones onerosas. Tendrán que pagar al Estado, como reconocimiento parcial de perjuicios a millones e personas , 360 mil millones de dólares a los largo de varios años.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.