Secciones
Síguenos en:
EL NACIMIENTODE UN ARTE

EL NACIMIENTODE UN ARTE

D. W. Griffith creó las bases de una industria del espectáculo y los fundamentos del arte cinematográfico. Fueron muchas sus innovaciones: montaje paralelo de tiempos y espacios diferentes, acciones entrecruzadas, recuerdos o visiones retrospectivas de sus protagonistas, primeros planos intercalados con otros de menor tamaño, el ritmo según longitud o duración de las tomas, los actores que se sueltan y dialogan sin necesidad de traducir sus palabras... David Wark Griffith (1875-1948) conoció los triunfos y también las derrotas; fue el fundador más audaz del modelo económico de Hollywood y sufrió en vida la discriminación del monstruoso imperio que él había concebido.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
28 de septiembre 1990 , 12:00 a. m.

Su impresionante filmografía (entre 1908 y 1931), abarca 540 títulos como realizador y otras 140 cintas en calidad de productor o guionista. Pero la llegada del sonido, y otras intrigas propias del medio, le significaron ruina e ingratitud.

Origen mismo del cine narrativo norteamericano y mundial, ningún género se le escapó. Desde los melodramas que intentaban superar sus raíces teatrales, y los dramas de índole social inspirados por Dickens, hasta comedias románticas y series de aventuras específicamente cinematográficas. La utilización de las persecuciones, o salvamentos en el último minuto, hicieron de Griffith el mago de la acción y las tensiones primitivas.

El período Biograph (1908-1913) cubre quinientos cortometrajes de uno a dos rollos con quince minutos de promedio 30 de ellos se exhiben por estos días en el Teatro Libre de Bogotá. Valen como ejemplos las siguientes tramas: un hombre arruinado que anuncia suicidarse por teléfono, un médico rural que no logra salvar la vida de su bebé, el rescate de una chica secuestrada por obra del telégrafo que ella sabe manejar, y la mujer que enloquece cuando asesina por equivocación a su novio.

El nacimiento de una nación (1915) reconstruye el asesinato de Lincoln y la Guerra de Secesión desde una óptica sudista que genera desmanes racistas. Intolerancia (16) alterna prodigiosamente cuatro historias Babilonia, Jesucristo, la Edad Media y los tiempos modernos con la injusticia social como una constante. Lirios rotos (19) impone la figura virginal de Lillian Gish y Rumbo al Este (1920) cierra el homenaje a la Gish con una tormenta de nieve bastante realista.

Copias restauradas del Museo de Arte Moderno de Nueva York, para celebrar el cuarto aniversario de la Fundación Patrimonio Fílmico Colombiano.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.