SIN BOCACHICO:

12 de diciembre 1996 , 12:00 a. m.

El bocachico es un poco para los colombianos lo que las ancas de rana para los franceses o los tacos para los mexicanos. Mas ahora mismo los habituales consumidores de ese sabroso pescado están a punto de quedarse sin sus porciones, según se reveló en el Tercer Foro Pesquero de la Cuenca del Magdalena, en cuyas deliberaciones se dijo que las reservas del río pueden quedar eliminadas en plazo no mayor de diez años.En efecto, en menos de veinte años las capturas del bocachico en el Magdalena Medio capturas que son el 45 por ciento del total bajaron de 23.000 toneladas anuales a solo 1.330 toneladas. Y mientras en 1979 se comercializaron desde Barrancabermeja al resto del país 8.659 toneladas, sin incluir el consumo local, el año pasado esa cifra solo fue de 570 toneladas, incluyendo la plaza local.Se nos va a morir, decisivamente, el bocachico, en un acentuado proceso descendente que tiene muchos orígenes, como la contaminación del cauce del gran río, el desorden imperante en las jornadas de pesca y el ningún caso que se hace de las vedas impuestas en las épocas de reproducción. Todo lo cual se condensa en la carencia de un política pesquera auténtica, razonable, eficiente y técnica, en todos sus aspectos. Una política de cultivo pesquero y de eficiente mantenimiento, en cuya ejecución los primeros interesados deben ser los pescadores.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.