ME VOY NO ES UN CHANTAJE MORAL

ME VOY NO ES UN CHANTAJE MORAL

Manuel Elkin Patarroyo, considerado el más importante científico colombiano, se marcha a vivir fuera del país, y su decisión es irrevocable. Así lo aseguró Patarroyo a EL TIEMPO en Madrid, donde escucha una oferta del Consejo Superior de Investigaciones para proseguir aquí sus trabajos sobre las vacunas contra la malaria y la aftosa. Una información del diario madrileño ABC daba por seguro que Patarroyo se establecerá en España.

08 de enero 1991 , 12:00 a. m.

Sinembargo, el biólogo tolimense señaló a EL TIEMPO que aún no ha decidido si aceptará la propuesta española o la que le ha formulado el Instituto Hansen, de Frankfurt (Alemania).

Lo que sí tiene muy claro es que dejará definitivamente a Colombia, a pesar de las públicas solicitudes que le ha hecho el Ministro de Salud para que reconsidere su determinación.

Yo no estoy haciendo un chantaje moral para conseguir atención --señaló Patarroyo--. Esta no fue una decisión precipitada, sino el producto de una reflexión fría que tiene muchas causas. Cuando yo tomo una determinación como esta, es definitiva. Cuando digo que me voy, es porque me voy .

El científico, nacido en Ataco (Tolima) hace 44 años y padre de tres hijos, señaló que es inútil quedarme en Colombia en plan de masoquismo . La razón general de su emigración es que no ha habido apoyo real en las políticas del Gobierno .

En particular, hubo una doble situación que constituye el florero de Llorente de su salida.

Por una parte, la actitud codiciosa de Vecol S.A. (Empresa Colombiana de Productos Veterinarios), que pretendió exigirle el ciento por ciento de las utilidades de la vacuna contra la aftosa en Colombia. EL TIEMPO conoció el documento del 17 de enero de 1989 por el cual Vecol, a cambio de permitir el uso de sus instalaciones al equipo científico de Patarroyo, le exigía exclusividad en el trabajo y la plenitud de las ganancias nacionales. Sólo aceptaba repartir las ventas en el extranjero. Esto parece un chiste --dice Patarroyo-- porque Vecol no vende en el exterior . Es posible que Patarroyo produzca la vacuna contra la aftosa con una entidad norteamericana que ha demostrado particular interés en ello.

La segunda gota que desbordó la paciencia de Patarroyo fue la falta de colaboración del Servicio de Erradicación de la Malaria (SEM), que falló en el seguimiento de una campaña masiva de vacunación en Tumaco. Teníamos censados a 26.000 tumaqueños, la mitad de ellos en el plan de vacunación y la otra mitad como grupo de control, y el SEM no cumplió su función de seguirles la pista. Total, fue imposible conseguir una evaluación de resultados y perdimos año y medio de trabajo .

Patarroyo dijo a EL TIEMPO que informó estas situaciones al presidente César Gaviria, pero no encontró eco en el primer mandatario.

Yo no estoy peleando dinero para mí señaló el científico. Cuando las dos vacunas estén aprobadas voy a donarlas a las Naciones Unidas. Lo que estoy tratando es de conseguir que el país se vincule a un esfuerzo científico que se reconoce a nivel internacional .

Patarroyo fue propuesto como candidato al Premio Nobel de Química por el director general de la Unesco, Federico Mayor Zaragoza. Su contribución a la ciencia no son sólo las dos vacunas que están en la antesala de ser aprobadas internacionalmente, sino el hecho de que, por primera vez en la historia, él y su equipo obtuvieron una vacuna a partir de elementos químicos. Hasta ahora todas las vacunas existentes tenían origen en gérmenes tratados en laboratorios.

Esto es revolucionario explicó el propio Patarroyo. Significa que se podrán producir vacunas a partir de una fórmula química, tal como se fabrican la aspirina o la vitamina C, y no del cultivo biológico .

Patarroyo permanecerá veinte días en España y luego viajará a Alemania. El primer trimestre del año lo espera un rosario de compromisos: vacunaciones contra la malaria en Brasil y Venezuela; conferencias en Inglaterra, España, Escocia y Roma. En su maletín tiene cartas de diversos gobiernos que solicitan su ayuda en vacunaciones antimaláricas; Guinea Ecuatorial, Tanzania, Vietnam, Camboya, Africa Occidental, Gambia y los soldados estadounidenses apostados en Kenia.

El 15 de marzo, Patarroyo y su familia estarán ya instalados en la que será su nueva sede durante muchos años. Le interesa España, por la alta calidad de sus estudios de parasitología y su proyección sobre Asia y Africa. Pero sabe que Alemania ofrece posibilidades científicas muy atractivas.

En cuanto al equipo humano que lo ha acompañado, Patarroyo señala que muchos de sus compañeros irán también al exterior. A pesar de todo, están muy optimistas dijo. Son personas con mucha demanda, que pueden escoger entre varias ofertas. De todos modos, es una pena ver que se dispersa un equipo que lleva más de veinte años trabajando junto .

La decisión de Patarroyo es una acumulación de razones. Le había dado largas, porque aún no se acumulaban suficientes razones para irme. Pero creo que ya no hay nada más que hacer. Estoy dolido .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.