UNA NUEVA ALIANZA PARA EL PROGRESO BINACIONAL

UNA NUEVA ALIANZA PARA EL PROGRESO BINACIONAL

La relación bilateral entre Colombia y Venezuela es infinitamente promisoria y positiva, a pesar de los eventuales inconvenientes que la enturbian con alguna frecuencia.

30 de junio 1997 , 12:00 a. m.

Desafortunadamente, y debido a la posición adoptada por algunos medios de comunicación que han resuelto ampliar lo negativo y minimizar lo positivo, se tiende a perder la visión de conjunto del proceso de integración y de un acercamiento cultural y académico que cada día nos aproxima más a un importante futuro común.

Para ilustrar lo anterior, se señalan a continuación algunos aspectos de la relación positiva entre nuestros dos países.

El flujo comercial La apertura de los mercados y la eliminación de los obstáculos que no permitían que el comercio fluyera de manera natural, condujo a que entre 1988 y 1995 el comercio bilateral pasara de 370 millones de dólares a la muy importante cifra de 2.200 millones de dólares. Se espera que para este año la recuperación del flujo comercial se sitúe en los 2.500 millones. De continuar este ritmo, es muy posible que para 1999 estemos llegando a cifras cercanas a los 3.000 millones.

Colombia y Venezuela se han convertido simultáneamente, sin tener en cuenta las exportaciones de petróleo, en el principal mercado de exportación e importación del uno para el otro.

Al lado de estos indicadores hay una actividad empresarial creciente. Por ejemplo, hay previstas ocho misiones comerciales de empresarios colombianos a Venezuela para 1997 y 16 misiones comerciales de empresarios venezolanos a Colombia. La última, realizada entre el 21 y 23 de mayo, nos permitió llevar a la ciudad de Medellín a más de 2000 empresarios venezolanos.

También se realizó la última reunión de la Comisión de Asuntos puntuales del Comercio Exterior y se destrabó el comercio binacional logrando acuerdos claros sobre: el levantamiento de las limitaciones sanitarias para importar café tostado desde Colombia; la reapertura de las ventas de arroz de Venezuela; la reiniciación de ventas de azúcar; la importación a Venezuela de papa colombiana; el control del contrabando de productos siderúrgicos y de cigarrillos.

Hay también un creciente número de empresas venezolanas establecidas en Colombia y de empresas colombianas que se han asentado en Venezuela, especialmente a partir de 1992. En los últimos meses se han vinculado 23 nuevas empresas colombianas a Venezuela y 8 más esperan terminar su vinculación antes de concluir el primer semestre del 1997.

Las inversiones También las inversiones de Colombia en Venezuela han sido crecientes. En la época de mayor crisis, en el año 95, Colombia fue el país que realizó en Venezuela una mayor inversión directa, diferente al petróleo.

Esto significa que Venezuela recibió el mayor voto de confianza en su futuro, precisamente, de Colombia. Esta inversión no está constituida por capitales golondrina , sino que provienen de empresarios que han llegado para quedarse.

Se estima que la inversión colombiana en Venezuela, en los dos últimos años, está cercana a los 700 millones de dólares.

Dos ejemplos de inversión binancional están constituidos por los siguientes hechos de reciente ocurrencia: -La electricidad de Caracas acaba de ganar una licitación para participar en la generación y distribución de energía en el Valle del Cauca, licitación que obtuvo al ofrecer 498 millones de dólares.

-La compañía Seguros Comerciales Bolívar S.A. adquirió en Venezuela a Latino Compañía de Seguros al pagar por ella siete millones de dólares en la licitación respectiva.

Complementación empresarial Además de las empresas colombianas ya mencionadas, hay un componente representado por los colombianos que están trabajando en empresas venezolanas o en empresas multinacionales con sede en Venezuela como ejecutivos, asesores o gerentes y por venezolanos que están cumpliendo iguales tareas en empresas situadas en Colombia.

Se está configurando una nueva clase ejecutiva binacional con una mentalidad distinta y con unas prometedoras proyecciones.

Actuación compartida Colombia y Venezuela han sostenido posiciones cercas en diferentes foros multilaterales, bien sea a nivel mundial o regional.

En el campo económico y comercial, se ha compartido posiciones en foros como el de la Organización Mundial de Comercio. A nivel regional estas acciones se ven reflejadas en el apoyo decidido a la construcción de la Comunidad Andina y al fortalecimiento de los esquemas de integración tanto a nivel subregional, como en el plano hemisférico.

Para nadie es un secreto que Venezuela y Colombia integran el eje dinamizador del Grupo Andino y que constituyen la alianza que permite que la Comunidad Andina estreche relaciones con otras formas de integración regional.

Aquí se debe resaltar la actuación dentro del Grupo de los Tres y en el marco de la Asociación de Estados del Caribe. También se avanza con identidad de criterios frente al ingreso de nuestros países al Mercosur, ingreso que se producirá en bloque , como ha sido ratificada en la reunión que ha sido ratificado en la reunión que se acaba de celebrar en Conindustria de Venezuela y como se expresó en Montevideo.

Integración cultural y académica Una dimensión trascendente de la integración es el conocimiento mutuo de nuestra manera de ser nacional. Por ello, se han llevado a cabo una serie de actividades de especial trascendencia, que refuerzan los elementos comunes y positivos de la integración.

En el campo cultural se promueve el intercambio artístico en todas sus manifestaciones, desde las más elaboradas hasta las más populares. En este orden de ideas se ha mantenido una presencia activa en los campos de la pintura, la lírica, el teatro, la música, las letras y la danza.

Hace poco visitó a Caracas, con gran éxito, el Ballet de Cali con una excelente obra denominada Barrio Ballet . El año anterior se llevó a cabo una semana en homenaje al gran poeta colombiano José Asunción Silva, recordando su paso por Caracas. De igual manera, para este año se están programando importantes actividades conjuntas en Bogotá y Caracas para destacar la vida y obra de ese otro gran poeta que fuera Andrés Eloy Blanc.

Hay otros fenómenos de intercambio cultural que suelen llegar al grueso del público de una manera masiva, en forma de telenovelas o seriados que se convierten en vehículos de cultura altamente atractivos. El fenómeno de la telenovela Café es una buena prueba de ello. En esta misma línea estamos trabajando en un proyecto dirigido a producir una gran telenovela nacional.

En fecha reciente, con el apoyo entusiasta del gobernador de Caracas, viajó a Tunja, en el departamento de Boyacá, una delegación de 160 venezolanos, representativos de distintas manifestaciones artísticas, para participar en el XXV Festival Internacional de la Cultura.

Desde el punto de vista universitario, se ha institucionalizado la Cátedra Colombia en Venezuela y su similar en Colombia, para llevar a cabo singulares intercambios de tipo académico.

Proyectos de infraestructura En este campo nuestros dos países están avanzando en importantes conexiones viales como el proyecto de la ruta de los Libertadores que implicará una línea recta entre Bogotá y Caracas, reduciendo en un 40 por ciento la distancia actual.

También se viene avanzando en el estudio de una ruta que pueda unir a Caracas con el Puerto de Buenaventura, dándole a Venezuela una salida al Pacífico.

Otro aspecto de fundamental importancia es el manejo conjunto de las Cuencas del Catatumbo, el Orinoco y el Arauca, que necesariamente debe hacerse a través de proyectos binacionales como lo indica la lógica y lo impone la realidad.

A lo anterior, podrán agregarse las diferentes alternativas de conexión ferroviaria y de interconexión eléctrica, todo lo cual lleva a plantear una infraestructura integrada entre nuestros dos países, especialmente en la zona fronteriza que constituye hoy un ejemplo de conurbación binacional.

Por todo lo anterior, lo evidente es que nos hallamos ante una nueva Alianza para el Progreso Binacional, aunque el desenfoque de algunos aún entienda los avances de la integración como peligrosas formas de intromisión de un país en la vida

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.