Secciones
Síguenos en:
MONITORES Y JAZZ PARA CERVANTES

MONITORES Y JAZZ PARA CERVANTES

Ahora la fiesta cervantina no será en la colonialísima Guanajuato sino al norte de la nación mexicana en la ciudad industrial de Monterrey. En medio de un derroche de imaginación mediante el empleo de monitores afuera de los teatros, y música clásica en los templos, las plazas y las calles, el sensacional certamen artístico incluye escenificaciones al aire libre, mariachis divulgando las melodías regionales, y narraciones teatralizadas sobre historias y leyendas en épocas virreynales. El milagro, y la magia empezará el 15 de octubre cuando centenares de artistas de todos los suelos del mundo inicien el festival con los más variados espectáculos, que en música cuenta con la banda de Jazz de Nueva York, el quinteto de cuerdas de Bulgaria, duetto Violín y Piano de Polonia, y orquestas sinfónicas de la Unión Soviética.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
27 de septiembre 1990 , 12:00 a. m.

En cuanto a teatro se ha confirmado la asistencia de Brasil, Canadá, España, Venezuela, Italia y Yugoeslavia, y en lo que respecta a danzas, actuarán los grupos de baile de Corea y Francia. Y, por supuesto, México estará presente con los Coros de Monterrey y los Entremeses Cervantinos de Guanajuato.

No se trata, han dicho los organizadores, de arrancar de su trono de la ciudad maravillosa de Guanaguato las glorias cervantinas, sino de abrirles puertas a otros escenarios mexicanos, que den realismo a la cultura internacional en una verdadera orgía de utilización de los espacios libres. De manera que Monterrey empieza a mostrar lámparas colgantes del aire, silleterías de tercipolelo, biombos invisibles, luces espaciales, y un montaje cinematográfico de tal grandiosidad que semeja un estruendoso aparataje militar.

Aunque el costo sobrepasa los mil quinientos millones de pesos mexicanos la mayoría de los eventos serán gratis, al grueso público, pues lo que se quiere es democratizar la inteligencia humana. El pueblo que no sabe leer, y escribir, se sorprenderá del espectáculo, como si las bellas artes, se apiadaran de las gentes del montón y luciendo vestiduras de encajes de gloria, levantaran una ola de entusiasmo en la telaraña invisible de la fascinación.

No tengo idea, si Fanny Mickey, está al tanto de esa acuarela de teatro, música, y poesía de Monterrey para que Colombia no se pierda de participar de la levitación, casi mágica en que Miguel de Cervantes Saavedra parece estar oficiando una misa campal con los evangelios del entusiasmo desorbitado, y la loca alegría del frenesí mundial.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.