Secciones
Síguenos en:
CARTA DE ESTUDIANTES A CAPTORES DE SU COMPAÑERO

CARTA DE ESTUDIANTES A CAPTORES DE SU COMPAÑERO

Nuestro compañero Juan Fernando no merece esta situación que está atravesando. Por el contrario, su sitio está en medio de su familia, de nosotros, sus compañeros de estudio y de muchos amigos, que hoy lamentamos su suerte .

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
17 de septiembre 1997 , 12:00 a. m.

Así se refieren los 30 alumnos de décimo grado del colegio Pío XII, que piden por el respeto a la vida y la libertad de su amigo Juan Fernando Franco.

En el colegio franciscano aún se mantiene vacío el pupitre de este joven de 16 años, que fue secuestrado por desconocidos el pasado 14 de julio, cuando disfrutaba de sus vacaciones en Palmira.

Los 30 alumnos de décimo grado firmaron una carta que enviaron esta semana a varios medios de comunicación, en la cual piden que Juan Fernando sea liberado lo más pronto posible.

Muchos de estos estudiantes se enteraron de lo ocurrido a través de los 10.000 panfletos y cerca de 500 afiches distribuidos en diferentes centros comerciales y otros lugares públicos de la ciudad, que sus familiares mandaron a imprimir, preocupados por Juan Fernando.

Todos ellos no olvidan a ese muchacho activo que obtuvo los primeros lugares en competencias de ciclomontañismo; sensible ante las necesidades ajenas y alegre. El regalaba su ropa y repartía comida a los pobres, en compañía de su mamá.

Uno ve sobre secuestro todos los días pero nunca se llega a imaginar que se sentirá esa angustia cuando le ocurre a una persona allegada , dice Carlos Alberto Gutiérrez, quien conoce a Franco , como muchos lo llaman en el colegio, desde que estudiaron en cuarto de primaria.

Así, al entrar al colegio a comienzos de este mes, el padre rector del colegio, José Antonio Herrera les confirmó la noticia.

A un muchacho le están negando demasiado porque le están privando sus derechos a la libertad, a estar junto a su familia, su derecho al estudio. Sentimos nostalgia por saber cómo está , agregó su amigo Carlos Alberto.

Durante las clases falta esa alegría que contagiaba a todo el salón, en especial durante las clases de dibujo del profesor José Antonio Escobar. Juan Fernando es muy chistoso y a veces montadorcito. Nos contagiaba de risa al verlo molestar a J.A., caminando detrás de él como un mico . dice Felipe Figueroa.

Figueroa, a nombre de todo el curso, escribió la carta que pretende hacer reflexionar a los captores de Juan Fernando Franco.

Pedimos que recapaciten , dijo el adolescente. La mayoría de ellos tienen hijos y por eso deben saber cuál es el sentimiento de los padres cuando son separados de ellos. Están causando mucho dolor a todos .

Estos 30 alumnos no se detendrán al manifestar su rechazo. Se espera que en los próximos días se organice una caminata.

Su familia y sus amigos le expresan a Juan Fernando que sea fuerte y que piense que todos lo apoyan esta dura prueba de su vida que está enfrentando.

Qué dice la carta Hoy se cumple un día más del secuestro de Juan Fernando Franco, nuestro compañero de clases en el curso 10-1 del colegio Franciscano de Pío XII de Santiago de Cali.

Todavía no nos explicamos el porqué tienen que recurrir a gente inocente para que por medio del secuestro lograr de rescate unos cuantos millones de pesos de sus familiares.

Nosotros somos jóvenes que estamos estudiando, o sea que nos estamos formando para servirle al país cuando podamos serle útiles. Por eso nos duele y nos extraña el secuestro de nuestro compañero y amigo, y queremos recurrir a su sensibilidad humana para que le den un buen trato, le respeten su vida y lo dejen libre, ya que se trata de una persona cuya familia está integrada por gente de bien, que con base en esfuerzo, trabajo y dedicación, ha generado empleo y dado trabajo a muchas personas.

Nuestro compañero, Juan Fernando Franco, no merece esta situación por la que está atravesando. Por el contrario, su sitio está en medio de su familia, de nosotros, sus compañeros y de muchos amigos que hoy lamentamos la suerte que atraviesa.

Hoy queremos invitarlos a reflexionar, a pensar en el dolor que están llevando a los familiares de Juan Fernando, a sus padres, abuelos, hermanos y a nosotros, que diariamente vemos con tristeza, cómo el pupitre que durante muchos años ha compartido con nosotros, se encuentra vacío a la espera (de) que con la buena voluntad de ustedes vuelva a ser ocupado por quien le pertenece.

Muchos de ustedes tienen hijos y pueden considerar el dolor que se le causa a un padre o a una madre el ser separados de sus hijos y más, a través de la acción del secuestro. Por eso recurrimos a esa sensibilidad para que nos devuelvan a Juan Fernando, en la seguridad (de) que Dios, San Francisco de Asís, sus padres, el padre rector, los directivos, profesores y nosotros sus compañeros, se lo agradeceremos por siempre y para siempre.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.