Secciones
Síguenos en:
A LA HORA DE LOS PARÁSITOS

A LA HORA DE LOS PARÁSITOS

Es cierto que los colombianos, casi sin excepción, deberían purgarse por lo menos una vez al año? Y año tras año?

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
07 de febrero 2001 , 12:00 a. m.

Es cierto que los colombianos, casi sin excepción, deberían "purgarse" por lo menos una vez al año? Y año tras año?.

No todos los médicos están de acuerdo. Algunos sí creen que todas las personas, especialmente los niños, están infectados por los parásitos intestinales, mientras que otros consideran que, con las cada vez más extensas medidas de higiene y salubridad, la parasitosis no es asunto preocupante.

Por supuesto, para los primeros, tomar medicamentos una vez al año para expulsar los parásitos es una medida de precaución que se debería convertir casi en un acto rutinario. Opinión de la que difieren los médicos que integran el segundo grupo.

La inquietud queda planteada, y usted, de acuerdo con su médico, debe tomar una decisión más personalizada, sin tener en cuenta lo que las abuelas ordenaban, es decir, tomar "un purgante" siempre, una vez al año, cualquiera que fuera la edad.

Conviene, mientras tanto, recalcar dos aspectos: los parásitos, en sí, y las medidas de higiene para evitarlos.

En realidad, hablar de parasitismo es mencionar un tema muy amplio. Existen tantos grupos de parásitos que es difícil mencionarlos todos. Motivo por el cual, además, no es siempre fácil lograr una adecuada y total limpieza o erradicación. Basta con saber que están divididos en dos grandes familias: los helmintos y los protozoarios. Entre los primeros, los más frecuentes son los áscaris, tricocéfalos, oxiuros y uncinarias. Allí están las famosas lombrices. Entre los segundos, o protozoarios, están incluidas las amebas y las giardias.

De qué sirve esta información? De mucho, sobre todo a la hora de desparasitar. Aunque los medicamentos suelen ser de libre venta, es importante tener el concepto del médico a la hora de comprarlos. Como es lógico, cada medicamento actúa a un nivel distinto y combate un grupo diferente de parásitos. Por demás, todos en general, tienen instrucciones muy precisas tanto en la dosificación como en la frecuencia.

Y mucha atención, cuando se hace un tratamiento contra parásitos, es muy importante tener en cuenta que el consumo de alcohol queda absolutamente prohibido desde 24 horas antes de emprender el tratamiento, hasta 48 horas después de terminado. Trago y antiparasitario son una combinación letal: Producen intoxicaciones muy severas.

A grandes rasgos.

Que sean helmintos o protozoarios, los parásitos suelen transmitirse por contaminación: en los alimentos mal lavados y mal preparados, en las pobres medidas de higiene cuando se entra al baño, en la falta de aseo en cocinas y vajillas...

Manos que no se lavan antes de comer o después de hacer sus necesidades fisiológicas, verduras y frutas crudas que se comen sin lavar, verduras regadas con aguas contaminadas, estos son algunos de los principales errores que fomentan la aparición e instalación- de los parásitos. Se podrían evitar? En cierta medida, muchos de ellos sí. Sin embargo, no todos los factores contaminantes pueden controlarse ( cómo saber con qué agua fueron regadas las verduras!).

Sí existe una medida universal que debe ser acatada con mucha atención: el aseo de las manos. Cuando se va al baño y se hacen necesidades fisiológicas, cuando se cambia un pañal, cuando se regresa a la casa después del trabajo o de hacer compras, cuando se ha tocado el dinero, cuando se toma el transporte público, cuando se preparan los alimentos y, fundamental, cuando se come. Quienes ponen atención en esta elemental norma de higiene ya han dado un paso grande hacia la prevención.

Por supuesto es importante poner atención a los parásitos. La parasitosis está homologada como una de las enfermedades más frecuentes y características del tercer mundo y el desarrollo con su ausencia de infraestructura y salubridad. Sin embargo, también las naciones más desarrolladas la sufren, y en porcentajes muy considerables (entre el 70 y el 80 por ciento de los norteamericanos podrían estar infectados con algún parásito).

Sintomas.

De todos modos, la invasión de cualquiera de los bichos altera el estado general de salud. Es obvio que cada uno de ellos tiene efectos disímiles a los otros, pero, en líneas generales, se pueden mencionar los siguientes síntomas:.

Diarrea, heces malolientes, flatulencia, gases e inflamación intestinal, sensibilidad abdominal, dolor, sangre en las deposiciones (que se detecta en examen de laboratorio), moco, pérdida de peso, mala digestión, alteraciones en el apetito.

En los niños: trastornos de desarrollo y crecimiento, algunas veces anemia ocasionada por la voracidad de los parásitos para consumir lo que la persona come.

También algunas personas pueden sufrir, sin causa aparente, una sensación de irritabilidad y nerviosismo, falta de concentración y trastornos en el sueño.

Es fácil observar que ninguno de estos síntomas es realmente específico a la hora de diagnosticar una parasitosis. Pero, por lo menos, cualquiera de ellos puede abrir las puertas a la sospecha.

Y, por ende, cualquiera también debe llevar a la consulta con un médico. El gastroenterólogo es el especialista más adecuado para estos casos, aunque también el médico de familia ejerce un papel muy importante.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.