HOMENAJE DE NEGROS Y BLANCOS A ZAMBRANO

HOMENAJE DE NEGROS Y BLANCOS A ZAMBRANO

A sus 75 años, el maestro Alfonso Zambrano Payán recibió uno de los más cálidos homenajes de cuantos ha rendido el pueblo nariñense a sus figuras prominentes. En el último día del Carnaval de Negros y Blancos, decenas de miles de personas aplaudieron y muchas lloraron, cuando a ritmo lento desfiló por entre un tumulto la carroza Una realidad mágica , dedicada al maestro de los artesanos del carnaval.

08 de enero 1991 , 12:00 a.m.

Zambrano Payán visitó la obra horas antes de iniciarse el desfile. Emocionado, prorrumpió en sollozos. Había sido sacado de su lecho de enfermo y llevado hasta el taller donde tres de sus alumnos confeccionaron una réplica de su casa-taller, su perro y sus obreros.

Eran seis monumentales figuras. El maestro se veía esculpiendo un ángel incitando a la protesta antes que a la piedad desconsolada . Los autores de la obra, Javier Camacho y los hermanos Leonardo y Luis Zarama, se tomaron tres meses en su confección. Cola, yeso, hierro, pintura, tríplex, cabuya, cartón, clavos y tela fueron los elementos que combinaron con ingenio y creatividad.

Zambrano es un consumado artista desde los 12 años de edad. Sus obras son conocidas en el Canadá, donde talló un altar; en Madrid, donde están unos candelabros gigantes; una virgen danzarina en miniatura está en Roma. Así también restauró los altares de las iglesias de San Francisco y San Agustín en Bogotá; la urna de San Pedro Claver en Bogotá, y el Camarín de San Judas Tadeo en Santander.

Su especialidad es la talla de Cristos, que han alcanzado renombre internacional.

Desde 1951, las carrozas de Zambrano eran el centro de atención en el Carnaval. Generalmente era declarado fuera de concurso. Con el correr de los años convirtió su casa en un museo de arte religioso y colonial donde al lado de pintores europeos existen cuadros de Vázquez y Ceballos, La Sagrada Familia de Miguel de Santiago, anónimos coloniales, Troyas y Santacruces, arcángeles de Caspicara, las cabezas de Laboria, pálidos y alargados cristos españoles...

También se pueden admirar faroles de cristal de Venecia, gobelinos y hasta bastones con mango en oro y de marfíl. Y retablos españoles.

Todo esto es el resultado de una vida dedicada al arte y la cultura, con paciencia y sacrificio. Por estas y muchas otras cosas más, el pueblo de Pasto le rindió un justo reconocimiento a quien cariñosamente llama El papá de los artesanos del carnaval .

Junto a Una realidad mágica otras 14 carrozas se hicieron igualmente acreedoras a los premios en el último día del festejo popular. Estas fueron Paz, fe y alegría , A las puertas del cielo , Así las hacía mi abuela , La Pachamama , Mi Nariño , La Chuma , Fantasía tumaqueña , Para una buena hambre no hay mal pan , América 500 años , Espantos y apariciones ,

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.