COLOMBIA SIGUE DE FIESTA

COLOMBIA SIGUE DE FIESTA

El Profesor Guillermo Calvo de la U. de Maryland, uno de los mas brillantes macroeconomistas latinoamericanos, estuvo en la U. de los Andes la semana pasada dictando el curso de Macroeconomía Abierta de la Escuela Internacional de Verano.

29 de junio 1997 , 12:00 a. m.

Aprovechando la ocasión pudimos escuchar sus opiniones acerca del curso de la economía mundial en general y de la latinoamericana en particular.

Las variaciones de la tasa de interés internacional cada día tienen más impacto sobre la economía globalizada. Por ejemplo, el auge que se observa en los Estados Unidos con tasas de crecimiento del producto del 5,0 por ciento, con inflación prácticamente nula y tasa de desempleo apenas del 5,0 por ciento (qué envidia!!), si bien puede tener algo de explicación en el fuerte cambio técnico y la revolución de los computadores que ha aumentado la productividad multifactorial en ese país, se debe también al importante flujo de recursos proveniente de economías en recesión como la alemana, japonesa y otras del sudeste asiático.

Una vez que estas economías se recuperen, y no es fácil pronosticar cuándo eso va a suceder, es previsible que la tasa de interés internacional suba e impacte el auge que viven hoy en día los colosos del norte.

Por la misma razón la afluencia de capitales hacia América Latina ha seguido después de la corrida del Tequila mexicano de diciembre de 1994. Colombia no es la excepción y ello se expresa en que a pesar de que nuestra economía esté padeciendo problemas estructurales de fondo (déficit fiscal del 3,0 por ciento con tendencia a crecer, economía en recesión con alto desempleo, violencia desatada), las firmas calificadoras de riesgo no han cambiado su opinión sobre Colombia y, el Ministro de Hacienda y el Director de Crédito Público pueden seguir colocando bonos por el mundo sin mayor problema.

La situación se asimila a aquella familia en franca decadencia económica y moral que en vez de trastearse a un barrio más modesto, dejar de hacer mercado en Pomona y pasarse al Exito, vender uno de los dos carros, asesorarse de un psicólogo para mejorar las relaciones intrafamiliares, salir a buscar trabajo los que no están estudiando para incrementar el ingreso permanente, etc; le anuncian que el pariente rico les quiere prestar toda la plata que necesiten a una tasa de interés razonable y por lo tanto siguen el mismo tren de vida.

Sin duda, lo mejor sería que no hubiera aparecido el pariente rico para que la familia hiciera de una vez el ajuste que por supuesto será doloroso. Con el crédito del pariente, el ajuste se pospondrá para más adelante cuando éste le suba la tasa de interés al préstamo o pida que le devuelvan su plata porque la necesita para otros menesteres. En esa oportunidad el apretón será mucho más doloroso.

Infortunadamente eso es lo que le ha venido sucediendo a Colombia en los últimos años. Como por ahora, nos siguen prestando y las firmas calificadoras de riesgo son miopes o no nos quieren ver a fondo, pues aquí seguiremos en fiesta.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.