LA TIERRA Y SUS RITUALES DE MEMORIA VIVA

LA TIERRA Y SUS RITUALES DE MEMORIA VIVA

Recuperar la máscara precolombina que quedó congelada en el tiempo y en el espacio y darle al teatro el valor poético que debe tener son los objetivos del trabajo que desde hace 20 años realiza Viento Teatro. Hoy, a las 6 p.m., en el Planetario Distrital, 40 espectadores podrán apreciar esa especie de ritual sagrado durante el que Pamuri Mashe, personaje que le da título a la obra, fecunda a la Madre Tierra.

29 de junio 1997 , 12:00 a. m.

Es el penúltimo día de Desafueros, el festival de teatro gratuito en espacios no convencionales. El evento, organizado por el Instituto Distrital de Cultura y Turismo (IDCT), se ha realizado durante un mes y ha mostrado los trabajos de 32 colectivos.

Las danzas balinesas y el Teatro No han servido como base ha este trabajo que su director, Alberto Torres, insiste en no querer calificar como espectáculo: como decía Grotowsky, un espectáculo es un ritual degenerado , dijo Torres.

No es teatro indigenista pero sí hace una interpretación respetuosa del mundo mágico del grupo indígena Desana, del Vaupés: es un homenaje. Nosotros pedimos permiso a los chamanes para realizar esta obra. Existe un profundo respeto por la memoria, por nuestros hermanos mayores . No es exótico. Las máscaras son creaciones nuestras, interpretaciones de la memoria precolombina , dijo Torres.

Aquí el público no cuenta como participante y a los dos integrantes de Viento Teatro ni siquiera les interesa su opinión: la gente está contaminada por la televisión y los comerciales. Nosotros no venimos a descontaminar sino a dar la idea de que la naturaleza y la tierra no solo sirven para construir edificios sino para generar vida , afirmó el director.

Un año se gastaron en la elaboración de la máscara de Pamuri Mashe y del vestido apropiado. Fueron como cinco los diseños que alcanzaron a realizar hasta quedar satisfechos.

Existe el concepto de que si alguien se pone una máscara se está disfrazando. Eso aleja a los espíritus. Lo que uno debe hacer es permitir encarnarse. El sentido del acto creador retoma ese abandono de la condición propia profana y cotidiana para entregarse a lo mítico y a esa visión en la que nada puede llegar a perturbar , explicó Zumy Gutiérrez, la actriz que encarna al ser.

Un largo proceso de seis meses permitió dar forma a Pamuri Mashe. Lo que presenciarán los espectadores, dura 45 minutos ante sus ojos, pero lo que no saben es que al ingresar a la sala, la obra ya lleva 40 minutos de iniciada y que incluso cuando se les invita a salir, la actriz continúa durante 20 minutos dándole final al ritual.

Hoy, además de la presentación de Pamuri Mashe, se verán: Cambalache, del grupo Ay Macondo, a las 12 del mediodía, en la zona del reloj del Parque Nacional; Galería del amor, del grupo Teatro Estudio Calarcá (Tecal), a las 3 p.m., también junto al reloj del Parque Nacional, y Ventitas y ventarrones, del grupo Luz de Luna, a las 3 p.m., en la Plaza de Bolívar.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.