LOS GAYS EXIGEN DERECHO A LA DIFERENCIA

LOS GAYS EXIGEN DERECHO A LA DIFERENCIA

El mes de junio en Europa tradicionalmente marca el inicio del verano. Pero este año, junio quedará en la memoria de los europeos como el mes de los homosexuales. Mientras los mandatarios políticos de los Quince se reunieron en Amsterdam para discutir sobre el futuro social de sus miembros, en París lo hicieron los representantes de las ligas de los homosexuales europeos, con el fin de reivindicar el derecho a la diferencia en la Unión Europea.

29 de junio 1997 , 12:00 a. m.

Varios puntos fueron tratados. En particular el derecho que tienen las parejas de un mismo sexo a decidir sobre la adopción de niños. La polémica se encuentra al rojo vivo pues, aunque los europeos se consideran liberados en cuanto las practicas sexuales, siguen teniendo cierto temor ante los cambios referentes al núcleo familiar.

Hoy en día, las parejas gay en Francia no quieren ser aisladas de la sociedad y tratan de demostrarles a sus compatriotas que la diferencia en cuanto a los gustos sexuales no los condiciona a un estatuto de personas no frecuentables.

Por el contrario, las carreras profesionales y los éxitos económicos de aquello que los sociólogos llaman la comunidad homosexual son, en dinero contante y sonante, una envidia para los demás hombres de negocios.

El sindicato nacional de empresas gay de Francia (S.N.E.G.) tiene en estos momentos 900 miembros, todos con excelentes resultados, según Bernard Bousset, presidente del sindicato.

Las empresas logran abrirles las puertas a los homosexuales que, cansados de la humillación de sus compañeros de trabajo y en algunas ocasiones del desprecio de sus patrones, encuentran en estos lugares un ambiente de trabajo más cordial y menos dependiente de los secretos de alcoba.

Las empresas que se consideran gay tienen como único criterio no tomar en cuenta los comportamientos sexuales de sus empleados. Esta diferencia logra que sus productos sean dirigidos a un público más variado. Sin embargo, por el momento, las empresas francesas dirigidas por heterosexuales no han logrado suprimir el tabú de los homosexuales y el sindicato se limita a los patrones gay.

Un cambio de comportamiento es lo que desean los organizadores del Euro Pride 97, quienes no quieren seguir ocultándose sino integrarse a la sociedad. Claro que, para lograrlo, están conscientes de que el esfuerzo debe provenir de toda la sociedad, incluyendo a los gobiernos de la Unión Europea.

Mientras las legislaciones sigan evadiendo el problema de los derechos de los homosexuales y de los cero positivos, el acercamiento entre las diferentes comunidades no se podrá conseguir.

La prevención del sida es otro de los mensajes que los homosexuales han querido recordar por medio de diferentes manifestaciones hechas esta semana.

Pero como para hablar de la muerte la estrategia no es tan solo denunciar y publicar un mea culpa a nivel europeo, los homosexuales de París invitaron a 400 mil personas para que desfilaran por sus calles en medio de la música y de la alegría de carnaval.

Sin duda, fue la gran fiesta del verano en Europa, en la que se rindió un homenaje a la esperanza y a la diferencia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.