Secciones
Síguenos en:
COLEGIOS LA SIGUEN VIENDO DURA

COLEGIOS LA SIGUEN VIENDO DURA

La situación de los colegios sigue siendo difícil ya que se vienen presentando una serie de fenómenos como la deserción o desplazamiento de privados a públicos, que mantienen en alerta a las autoridades educativas y a las diferentes agremiaciones.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
08 de febrero 2001 , 12:00 a. m.

La situación de los colegios sigue siendo difícil ya que se vienen presentando una serie de fenómenos como la deserción o desplazamiento de privados a públicos, que mantienen en alerta a las autoridades educativas y a las diferentes agremiaciones.

Mientras cuaja la recuperación de la economía se mantiene la angustia para cientos de familias que no cuentan con un empleo ni con ingresos suficientes para cubrir los costos educativos.

Los colegios privados, por ejemplo, siguen reportando un elevado número de morosos en el pago de matrículas y pensiones. Según Marta Janeth Castillo, presidenta de la Confederación Nacional de Rectores de Colegios Privados (Andercop) los 6.000 millones de pesos que el gobierno destinó para ayudar a la solución de este problema no son suficientes, para cubrir una cartera que sobrepasa los 100.000 millones de pesos.

Además, estos recursos apenas pueden ser utilizados por los colegios que se inscribieron en 1999 en los programas de apoyo que el gobierno nacional realizó. En Bogotá, de un total de 4.000 colegios tan sólo 500 podrán utilizar dichos beneficios.

Según la presidenta de Andercop tan sólo el uno por ciento de los morosos tendrá la posibilidad de beneficiarse de dichos recursos.

La Confederación indicó que se están presentando dos fenómenos: el primero la renunciación de los estudiantes a colegios más económicos, pero no necesariamente públicos y el segundo la deserción por la difícil situación económica y por la salida de muchas familias del país.

Esto queda evidenciado en que la gente aguarda hasta último momento para matricularse, en espera de encontrar un cupo en un buen colegio público.

Por su parte, la Secretaria de Educación de Bogotá garantiza que todas las personas que se acerquen a solicitar un cupo lo tendrán, sin embargo, los padres no los utilizan por que los colegios quedan distantes de sus viviendas o por que no les gusta la institución.

Otro fenómeno que golpea al sector es la quiebra de colegios privados que cubren principalmente a los estratos uno y dos, debido en gran parte al incremento de la oferta pública en estos sectores y a que ya la situación económica hace casi imposible el pago de un colegio privado, así sea del estrato más bajo.

La secretaria de Educación Distrital, Cecilia María Vélez, indicó que efectivamente en los últimos años los estudiantes de los estratos uno y dos estaban pagando colegios privados, lo cual no debería ser así.

El problema educativo de la capital no radica en que se estén pasando estudiantes de colegios privados a colegios públicos y quitándoles, supuestamente, cupo a los estratos más bajos, lo que ocurre es que como consecuencia de la crisis económica los estratos bajos que estaban en escuelas privadas decidieron aprovechar el incremento de la oferta que estaba haciendo la escuela pública.

Según la funcionaria esto se debe a que los bogotanos, a diferencia de otras ciudades, tienen la propensión a resolver su problema educativo de manera individual, razón por la cual creció el número de colegios privados para estratos bajos aprovechando la necesidad que la gente tiene de educarse.

Se mantiene.

Hoy la escuela pública esta soportando el peso de la situación que viven los colegios privados, albergando cerca del 52 por ciento de los estudiantes de la ciudad, cifra que para 1997 era del 45 por ciento. Sin embargo, el objetivo de la Administración Distrital es llegar al 60 por ciento en los próximos años.

Este crecimiento se explica en el aumento de la cobertura que ha realizado la Secretaria de Educación en los últimos años. Se han construido de 22 nuevos colegios y generado entre 40.000 y 50.000 nuevos cupos anualmente, para los cerca de 140.000 estudiantes que en 1997 se encontraban fuera del sistema educativo.

Sin embargo, la Secretaria de Educación Distrital asegura que en las actuales circunstancias la cobertura no ha crecido de manera significativa ya que la escuela pública a tenido que servir de colchón ante la complicada situación que viven los colegios privados.

La situación en Medellín.

En Antioquia, se calcula que en los últimos cuatro años más de 30.000 estudiantes se trasladaron de colegios privados a públicos. De acuerdo con Nicolás Darío Londoño, presidente de la Confederación Nacional de Educación Privada (Conaced) seccional Antioquia, en cerca del 60 por ciento de los establecimientos católicos afiliados a la agremiación se retiraron este año entre 150 y 300 alumnos.

La otra agremiación, Adecopria (Asociación de Colegios Privados de Antioquia), acepta que la deserción actual es del siete por ciento. Aunque apenas se desarrolla en la capital antioqueña un censo para determinar las necesidades educativas, el secretario de Educación, Enrique Batista, presume que la mayor presión se ejerce en los estratos tres y cuatro.

Tampoco hay cifras exactas, pero se calcula en 10 por ciento la deuda morosa que soportan los colegios privados.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.