Secciones
Síguenos en:
PLACER AL ALCANDE DE UN BOTÓN

PLACER AL ALCANDE DE UN BOTÓN

La independencia de las mujeres respecto a los hombres podría alcanzar su clímax con el implante diseñado por un científico estadounidense que permite lograr el orgasmo femenino sin necesidad de estimulación sexual.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
08 de febrero 2001 , 12:00 a. m.

La independencia de las mujeres respecto a los hombres podría alcanzar su clímax con el implante diseñado por un científico estadounidense que permite lograr el orgasmo femenino sin necesidad de estimulación sexual.

Según publica la revista británica "New Scientist", el implante activa los nervios de la espina dorsal para obtener orgasmos.

Unos diminutos electrodos estimulan los nervios y se conectan a un generador de señales, implantado en una nalga y activado por el botón de un pequeño control remoto.

Stuart Meloy, un cirujano en el centro "Piedmont Anaesthesia and Pain Consulants" de Carolina del Norte, en Estados Unidos, descubrió el mecanismo mientras operaba a una mujer en la espina dorsal para aliviarle el dolor.

La intervención quirúrgica implicaba la aplicación de unos electrodos en la espina dorsal y el uso de impulsos eléctricos para modificar la sensación de dolor en la enferma.

Según declaró el médico a la revista, "estaba colocándole los electrodos y de repente la mujer empezó a proferir unas enfáticas exclamaciones".

"Le pregunté qué pasaba y me contestó: va a tener que enseñarle a mi marido cómo se hace eso ", dijo Meloy.

El implante, del tamaño de una cajetilla de cigarrillos, sólo está concebido en principio para casos de mujeres con graves dificultades para alcanzar el orgasmo.

La anorgasmia (incapacidad para obtener el orgasmo naturalmente) es un problema de relativa incidencia entre la población femenina cuyo origen tiene un variado número de causas.

Si el problema es la ansiedad, muchos médicos suelen recetar tranquilizantes, una opción que puede resultar contraproducente, dado que esos medicamentos pueden retrasar el orgasmo.

Según Jim Pfaus, especialista en la neurobiología del comportamiento sexual en la Universidad Concordia de Montreal (Canadá), "muchas mujeres confunden el estado de excitación sexual, con una aceleración del ritmo cardíaco, manos sudorosas y un estado nervioso, con el miedo. Eso les hace perder el hilo".

Según Pfaus, dado que muchas mujeres están dispuestas a someterse a operaciones muy dolorosas para agrandar sus pechos, la demanda potencial del artefacto para generar orgasmos es muy amplia.

La terapeuta psicosexual Julia Cole, del servicio de asesoramiento a parejas "Relate", se mostró más cauta y puntualizó que el implante "puede ayudar a algunas, pero también tendrían que tratar de descubrir y atajar las causas del problema".

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.