HONG KONG DE AYER Y DE HOY

HONG KONG DE AYER Y DE HOY

Basta ojear un par de cifras para sentirse abrumado por la comparación entre el pequeño territorio de Hong Kong hace 155 años y el de ahora, cuando por decisión negociada con la Gran Bretaña regresa al dominio soberano de China. En 1842, al definirse a favor de los ingleses la llamada guerra del opio, su comandante en China, Charles Elliot, recibió la isla como botín de guerra, y por ello fue destituido, y acusado de sospechoso y conformista. Y no era para menos, porque en la inmensidad del territorio chino Hong Kong se reducía a 1.095 kilómetros cuadrados, con apenas alrededor de 2.000 habitantes, dedicados a la pesca y a la preparación de barritas de incienso. De ahí le vino, en medio de su desolación, el apelativo de bahía perfumada.

30 de junio 1997 , 12:00 a. m.

Lo de hoy es bien diferente. Hong Kong es el séptimo mayor exportador del mundo, su población es de seis millones y medio de personas, tiene el segundo PIB per cápita del Asia, después del Japón, y llega a 24.500 dólares.

Hoy pasa de ser colonia británica a integrarse con la China continental. El hecho lo vemos con objetividad no exenta de cierta melancolía. Hong Kong pasa por el recuerdo de millones de seres que conocieron la ex colonia británica como una escena maravillosa de Occidente y Oriente. La inevitable reunión con China variará en forma muy importante el futuro de Hong Kong. Como dicen los expertos, van a convivir dos estados económicos y políticos para convertirse en una sola nación.

El cambio es grande, pero no definitivo. La China moderna va a aprovechar esta fuente de ingresos con la voracidad que se despierta en los países ansiosos de divisas. El futuro no es incierto, sino aparentemente claro. Habrá que esperar el paso de los días para observar si esta combinación se va a hacer lenta o rápidamente. Y para aquellos turistas que conocieron la famosa Nathan Road, la pregunta es: seguirá esa vía como es, o sucumbirá al mundo socialista?, que sin ser lo que era antes lleva en sí siempre unos cambios de importancia. De todas formas, la transición no representó ese cambio tan duro que esperábamos. Ojalá continúe así y la isla siga siendo el faro de alegría, productividad y fuente de turismo que es hoy.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.