Secciones
Síguenos en:
EL IMPERIO DE SLIM SUFRE UN GOLPE JUDICIAL

EL IMPERIO DE SLIM SUFRE UN GOLPE JUDICIAL

Un jurado de un tribunal distrital ordenó a la cadena de tiendas de artículos de computadoras CompUSA y a su dueño, el magnate mexicano Carlos Slim Helú, pagar más de US$450 millones a una compañía de Dallas por impedir a ésta abrir tiendas en México.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
09 de febrero 2001 , 12:00 a. m.

Un jurado de un tribunal distrital ordenó a la cadena de tiendas de artículos de computadoras CompUSA y a su dueño, el magnate mexicano Carlos Slim Helú, pagar más de US$450 millones a una compañía de Dallas por impedir a ésta abrir tiendas en México.

La firma, COC Services Ltd., tenía un acuerdo exclusivo para abrir tiendas CompUSA en México pero, según COC, Slim y su firma se confabularon para evitar que el acuerdo se pusiera en marcha.

Después de un juicio de tres semanas en que declararon tanto Slim como el ex presidente de CompUSA, James Halpin, el jurado emitió su veredicto. En el fallo se ordena a los acusados pagar US$90 millones en daños reales y US$364 millones en daños punitivos por incumplimiento de contrato.

Los testimonios en el juicio revelaron que COC se acercó a varios socios potenciales en México, incluido Slim, cuyas inversiones incluyen las cadenas minoristas Grupo Carson y Grupo Sanborns, después de que CompUSA le garantizó los derechos de franquicia en México a principios de 1999.

Más adelante ese mismo año, luego de que ejecutivos de COC presentaran a Slim ante CompUSA, el empresario mexicano rechazó a COC y en su lugar compró una participación de 14% en CompUSA. A principios de 2000, Slim compró completamente la cadena de computadoras por US$800 millones, a través del Grupo Sanborns.

En la demanda, COC acusó a Halpin, presidente de CompUSA en esa época, de conspirar con Slim para mantener a COC a raya. CompUSA sufrió dificultades financieras a lo largo de 1999 y un banco de inversión estadounidense trató por seis meses, sin éxito, de encontrar un comprador para la compañía. COC acusó a Halpin de buscar la toma de control hostil por parte de Slim para sacar provecho de la cláusula de despido con una jugosa compensación en su contrato laboral, que expiraba en el año 2000.

En una declaración, representantes del Grupo Sanborns y CompUSA testificaron que numerosos socios rehusaron unirse con COC y que la firma nunca tuvo un acuerdo final para operar tiendas de CompUSA en México.

Mark Werbner, abogado de COC, dice que el veredicto "envía un claro mensaje de que cuando empresas internacionales van a Estados Unidos, necesitan jugar bajo las reglas estadounidenses".

Un vocero de CompUSA dijo que la compañía apelará la decisión.

Slim es también el presidente de Teléfonos de México SA, la compañía más grande del país norteamericano, y es considerado como el hombre más rico de América Latina. El empresario no respondió llamadas que buscaban su comentario sobre la decisión judicial.

Peter Fritsch colaboró con este artículo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.