EL RÍO REVUELTO DE LA POLÍTICA

EL RÍO REVUELTO DE LA POLÍTICA

No se necesita ninguna demostración para saber que el río de la política está totalmente contaminado. No hay ninguna claridad en su fondo, y como tampoco existe control para el ejercicio político solamente la edad, una gran multitud resuelve lanzar su caña para ver qué pesca en su río revuelto. Naturalmente, hay excepciones muy distinguidas que están haciendo todo lo posible con riesgos indudables para purificar sus aguas.

20 de agosto 1997 , 12:00 a.m.

La Registraduría señaló que se inscribieron cerca de cincuenta mil candidatos para las próximas elecciones. En Bogotá aspiran 16 hombres para la alcaldía y 250 listas para las 35 curules del Concejo. Los directorios políticos están haciendo el papel de reyes sin mando, al punto de que menos del 10 por ciento pidió su aval, como si se tratara de algo inútil o vergonzante, porque muchos buscan solamente fines, para quienes los principios son un estorbo. Coaliciones, coaliciones, es la fórmula!, sin tener en cuenta la sentencia de Emilio Castelar o, a lo mejor, sabiéndola: Las coaliciones son siempre muy pujantes para derribar, pero son siempre impotentes para crear .

Cuál es el atractivo de esta feria de pescadores? Será verdaderamente el servicio público y la defensa de las necesidades más apremiantes de la comunidad? No hay sino una prueba: volver ad honorem el servicio administrativo de los concejos, como lo era antes; aplicar la enseñanza del abate político francés Sieyés: Un solo Dios, una sola nación, un solo rey y una sola cámara! , y esta con no más del número de los que integran la Corte Suprema de Justicia y con sus mismas calidades, porque su función principal es la de legislar. Pero sigamos con la poda: suprimir las gobernaciones y, por lo mismo, las asambleas; actualmente ni unas ni otras sirven para nada, porque con el nuevo régimen administrativo, el municipio es la entidad fundamental de la división administrativa del Estado (artículo 311 de la Constitución Nacional).

En cuanto al Presidente, basta con aplicar verdaderamente lo que dice nuestra Constitución: El Presidente de la República simboliza la unidad nacional... (artículo 188), lo que significa que si no la simboliza no puede ser el Presidente. Cómo puede un Presidente nombrar sus propios controles y apropiarse prácticamente del presupuesto nacional? Así, todo es mogollón... Yo no invento lo que acabo de escribir, simplemente es lo que desea verdaderamente el pueblo, la gente de trabajo, la que quiere vivir en una patria en paz, laboriosa y progresista, con la gran ventaja de que el voluminoso presupuesto de funcionamiento iría a inversión, pero antes que nada seguridad.

Estas reformas no las va a proponer la clase política, porque como lo dijo Gustavo Le Bon que lo conocen todos los que estudian esta ciencia: No se puede esperar nada de los hombres políticos para los cuales el mundo es un espejo que refleja exclusivamente sus deseos, sus sueños y temores . Tenemos a la mano la fórmula; la misma Carta le dice al pueblo lo que tiene que hacer: La Constitución Política podrá ser reformada por el Congreso, por una Asamblea Constituyente o por el pueblo mediante referendo (artículo 374). Necesitamos el líder que vuelva realidad esta esperanza.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.