POR LA CABEZA

Para nadie es un secreto que el mercado de piezas mecánicas, autopartes y repuestos no está limitado a quienes lo ejercen dentro de las normas éticas y con el cumplimiento de todas las normas correspondientes, sino que de él forman parte no pocos sujetos inescrupulosos, practicantes de un comercio por todos sus aspectos ilegal, como sustento del cual estimulan el robo de vehículos cada día más alarmante. Luego de un detallado seguimiento, las autoridades correspondientes tuvieron suficientes informaciones para inspeccionar establecimientos de esa índole, entre los cuales precisaron un centenar, en zona central de Bogotá, en los que solo se expendían piezas usadas y en buen estado, que habían sido tomadas de vehículos robados.

05 de marzo 1994 , 12:00 a. m.

Esa modalidad de comercio ilícito representa igualmente una explicación de que los vehículos desaparecidos no se recuperen nunca, porque son desarmados y distribuidos por tales establecimientos, en los cuales se halló mérito para detener a quince personas. Este ha sido un magnífico golpe de las unidades de la Sijin, que debiera extenderse no solo a otras zonas de la capital sino a las ciudades importantes del país, y caracterizarse por una continuidad específica.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.