Secciones
Síguenos en:
VISIONES DEL EXPRESIONISMO

VISIONES DEL EXPRESIONISMO

Solo la violencia que surgió a partir de 1948 logró despertar los trazos del expresionismo en Colombia. Este movimiento que tomó fuerza a principios de siglo en Alemania cautivó sólo a algunos en el país. Una muestra de obras de estos artistas conforma la exposición Visiones del expresionismo , que se exhibe actualmente en el Museo de Arte Moderno de Bucaramanga (MAMB), con el patrocinio del Banco de la República.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
04 de marzo 1993 , 12:00 a. m.

En ella, la vitalidad que caracterizó al maestro Alejandro Obregón se hace evidente. Su obra continúa proyectándose como un simbolismo de lo que puede hacer la plástica en el panorama cultural del país, especialmente cuando se trata de la denuncia de los hechos que cambiaron el curso de la historia.

Junto a Obregón, con su muestra póstuma, condensada en óleos y xilografías, están otros artistas de igual dimensión: Dévora Arango, Pedro Nel Gómez, Leonel Góngora, Juan Antonio Roda, Gustavo Zalamea, María Paz Jaramillo, Luis Caballero, entre otros. Son cerca de veinte artistas y 41 cuadros.

Pero, cómo podría definirse el expresionismo? Precisamente así, como la facultad de plasmar en el arte una parte de la historia, congelándola, para ser apreciada visualmente y que cada cual la interprete a su manera.

Para un buen número de historiadores, el expresionismo es uno de esos términos de uso tan generalizado en el lenguaje del arte moderno, que está acompañado de frecuentes tergiversaciones y malentendidos.

Según Raúl Cristancho, profesor de la Universidad Nacional y curador de la muestra, para el artista expresionista la deformación es su norma de representación. La emotividad de las cosas se exagera mediante trazos rápidos y nerviosos. La línea es envolvente e incisiva y conforma los objetos y figuras mediante aristas fuertes y angulosas. El color desempeña un papel determinante; también es exacerbado, casi siempre acentuado por contrastes fuertes, tonalidades altas y por una pincelada densa y rápida .

Todos estos elementos, explicó el maestro, funcionan tanto por sus valores cromáticos como por su significación simbólica. Son manipulados en un afán de buscar una transformación en el motivo pictórico.

En Colombia, el sentir expresionista ha sido un componente fundamental en la actividad creadora de muchos artistas. Para el curador de la muestra, no se puede hablar de un movimiento como tal. Sin embargo, Fernando Guillén Martínez describió el arte en Colombia, en 1949, como la apertura hacia el descubrimiento de un mundo más allá de la apariencia de las cosas, la expresión de sentimientos, deseos y problemas, reducidos al diálogo real del hombre con su mundo.

Germán Rubiano Caballero, en un artículo titulado El arte de la violencia , también parte del expresionismo para explicar la producción artística de nuestro país alrededor de ese fenómeno social. Visiones particulares En la pintura del antioqueño Pedro Nel Gómez, se acentúa el expresionismo no como una escuela sino como una manifestación más, quizás heredada de esos artistas que se orientaron por el muralismo en México. Su obra Maternidad, concluida en 1960, es una muestra clara de ello. Para él, esa conexión con los mexicanos hace que se interese por temas relacionados con la raza, el folclor, los mitos y las leyendas.

Los elementos expresivos de lo religioso, lo erótico, lo íntimo, se funden en imágenes plasmadas por Luis Caballero y Juan Antonio Roda.

La sátira también tiene su exponente y lo combina muy bien Débora Arango en su cuadro El recreo: las monjas y el cardenal. Es una artista que siempre ha estado ligada a la polémica, el escándalo y la incomprensión. Su obra fue censurada y marginada por mucho tiempo.

Pedro Alcántara, grabador y dibujante, es uno de los más prolijos del arte nacional. Su línea limita con la caricatura, lo descomunal y lo grotesco. Su obra busca una identidad entre lo subjetivo y la realidad del hombre.

Pero entre los artistas que forman la colección del Banco de la República, dentro del marco del expresionismo, se encuentran además el italiano Umberto Giangrandi con sus obras en huecograbado, en las plasmó los primeros trabajos sobre la opresión urbana; la edición póstuma sobre la maternidad de Pedro Hanne Gallo; las Transformaciones de Leonel Góngora; la visión de la mujer de María de la Paz Jaramillo, representada en La señora Macbed 2; los aguafuertes de Augusto Rendón o los retratos de Juan Antonio Roda.

Todo ello, en conjunto, hace de la muestra una de los esfuerzos más importantes del Museo de Arte Moderno de Bucaramanga y de su directora, Lucila González Aranda, por mantener viva la llama de la cultura en Santander.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.