EL DÓLAR PODRÍA ESTAR A $600

EL DÓLAR PODRÍA ESTAR A $600

Si el Banco de la República no hubiera intervenido en el mercado cambiario, el precio del dólar se habría desplomado a 600 pesos. Actualmente está en 818. Esta dramática cifra fue revelada ayer por la codirectora del Emisor, María Mercedes Cuéllar de Martínez, en una clara respuesta (que no compromete a la junta) a quienes están pidiendo que se acelere más la devaluación o que se regrese a estímulos tributarios para las exportaciones.

03 de marzo 1994 , 12:00 a. m.

La funcionaria defendió el manejo de la política económica y señaló que la intervención del Banco ha sido de tal magnitud que en 1993 registró pérdidas por 350.000 millones de pesos y que en el presente año serán otros 300.000 millones.

Los planteamientos fueron hechos por Cuéllar de Martínez en una intervención en el Gimnasio Femenino de Bogotá, en la instalación de un seminario sobre temas económicos.

El subsidio que se le está transfiriendo a la economía o a la tasa de cambio supera con creces cualquier nivel de Cert que se haya otorgado en el pasado a las exportaciones , dijo. Se refiere al Certificado de Reembolso Tributario.

La acumulación de reservas internacionales, que alcanza los 8.000 millones de dólares obligó al Banco de la República a emitir papeles (en operaciones de mercado abierto) por más 3.000 millones de dólares.

Argumentó que para evitar una mayor revaluación, es necesario controlar el gasto público, ya que no quedan mayores alternativas para el manejo cambiario.

Dijo que el aumento del gasto en 12 por ciento no parece sostenible en el mediano y largo plazo, porque irremediablemente repercutiría en una mayor inflación. Caos fiscal? El apretón en el gasto público realizado por el Gobierno no es suficiente. Si desea evitar un caos en el manejo de las finanzas y controlar la revaluación del peso tendrá que poner en marcha una rigurosa disciplina fiscal.

Al hacer la advertencia, la señora Cuéllar de Martínez precisó que si no se hacen mayores ajustes en el gasto público y privado, podrían presentarse graves consecuencias para la economía en los próximos años.

El mayor riesgo se presentará a partir de 1995, año en el cual comienzan a regir las transferencias para las regiones colombianas.

Si esos cuantiosos recursos no están acompañados por el traslado de funciones y gastos, el manejo de las financas públicas puede volverse caótico , dijo la funcionaria.

Adicionalmente, hay que tener en cuenta que en 1997 termina la vigencia de algunas normas contempladas en la ley de reforma tributaria que aumentó la base gravable de algunos impuestos. Es decir, que a partir de ese año el Ejecutivo dispondrá de menores recursos para atender unos gastos cada vez más cuantiosos.

Para Cuéllar de Martínez es indispensable que el Gobierno genere un superávit en las finanzas públicas, mayor al que tiene previsto.

Para el presente año se espera un superávit del 0,8 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). Si se incluyen los ingresos por telefonía celular se llegaría al 2,0 por ciento del PIB.

La codirectora considera que este es uno de los aspectos más neurálgicos de la política económica y cita como ejemplo a países como Indonesia, que pasaron de manejar grandes déficit a obtener superávit mayores de 5,0 por ciento del PIB.

El Gobierno recientemente recortó sus gastos en 360.000 millones de pesos, para alcanzar un equilibrio en las finanzas en el presente año.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.