Secciones
Síguenos en:
BUFONES Y ESCRIBIENTES

BUFONES Y ESCRIBIENTES

Quiero referirme al artículo que apareció en La columna de Plinio, página editorial 5A del periódico EL TIEMPO, en su edición del 26 de febrero, con el título Compadrazgos peligrosos . Si el tema que tendenciosa, torticera y equivocadamente trata el bufón y escribiente Pinio Apuleyo Mendoza no fuera de tanta importancia para el desarrollo de la Nación y de mi región, o si hubiera sido el producto de investigaciones que señalaran que los argumentos y las cifras que he venido presentándole al país desde hace más de tres años, en foros, en las comisiones constitucionales tercera y quinta de Cámara y Senado, lo mismo que en las plenarias de ambas corporaciones, y que nos indican la inconveniencia de ampliar la explotación de las minas de níquel de Cerromatoso con la construcción de un segundo horno, manteniendo los parámetros de participación y de regalías existentes en el contrato vigente, están equivocadas, no me tomaría la molestia de pedir la rectificación que con el presente escri

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
04 de marzo 1993 , 12:00 a. m.

Pero no, el artículo tiene el objetivo preconcebido de cuestionar la actuación de quienes se han opuesto a la continuidad en la entrega de los recursos naturales no renovables de la Nación sin una justa compensación; y lo que es aún más grave, desviar el debate, que para los amos del bufón no tiene defensa, del campo técnico y económico al de la politiquería regional y el caciquismo.

No son ciertas las cifras mostradas por el señor Plinio Apuleyo Mendoza. Desde el año de 1988 y hasta 1992, las utilidades obtenidas en Cerromatoso sobrepasan los ciento treinta mil millones de pesos, es decir, más de 300 millones de dólares, y de ella, el primer gran beneficiario ha sido la Shell con el 52.3 por ciento y luego el IFI con el 47.7 por ciento. Las pocas regalías que ingresan a la CVS y a los seis municipios del San Jorge es el resultado de la Ley 36 de 1989, de mi autoría, de mi gestión, no como cacique político sino como parlamentario responsable defensor de los intereses de su región.

La única compensación que recibe la Nación por la explotación de un recurso natural no renovable es la regalía. El argumento de su participación como socio capitalista en las utilidades de una empresa no es razón válida para permitir que ellas, como en el caso del níquel, sean más simbólicas que reales y representen escasamente el 2.5 por ciento del precio FOB del producto. Por la comercialización del mismo material la empresa Cerromatoso le paga a una subsidiaria de la multinacional Shell, la Billington, el 6 por ciento precio FOB, casi dos y media veces más de lo que recibimos como regalías por nuestro níquel.

Esto no sería tan grave si el tratamiento que se da para la obtención del precio base para la aplicación del porcentaje en la liquidación de las regalías fuera el mismo para diferentes grandes recursos naturales no renovables de la Nación; pero ello no es así, mientras para los otros tres: petróleo, carbón y gas se toma como base el precio boca de mina en el punto de salida, es decir sin descontar el costo de producción, para el níquel y sólo para el níquel, se toma como base el precio boca de mina en el punto de entrada, descontando por tal razón el costo de producción. Este tratamiento diferencial se acentúa aún más, en perjuicio de los intereses de la Nación y de la región, en razón de que mientras que las compensaciones y regalías pactadas por las explotaciones de petróleo y de gas es del 20 por ciento, la del carbón es del 15 por ciento y la del níquel es sólo del 8 por ciento.

Entiendo y así lo he expresado en múltiples ocasiones, sin que hasta la fecha haya sido refutado, que la Nación está pagando hoy la falta de conocimiento en el manejo de la explotación de níquel que tenían quienes a nombre de ella pactaron en 1980 las condiciones económicas de la explotación.

Si a lo anteriormente expuesto agregamos que la tasa neta de retorno para la Shell en los últimos años y proyectada hacia el futuro, tomando como base el precio promedio FOB de venta del mineral desde la iniciación de la explotación en 1982 hasta la fecha y el capital invertido y no recuperado es de más del 30 por ciento, después del pago de impuestos, incluyendo el de remesas, y que ella aumentaría a más del 50 por ciento con la construcción del segundo horno, que aun cuando es un contrato independiente su instalación es complementaria a la existente, encontramos algunos de los argumentos que he venido señalando, sin que hayan sido en momento alguno rebatidos, que me sirven de base sólida para solicitar, como lo he venido haciendo, que sólo se autorice la construcción del segundo horno si en el convenio se establecen regalías y compensaciones del 16 por ciento, y se aumenta a no menos del 60 por ciento la participación accionaria de la Nación. Con todo y ello el asociado, con el incremento en la explotación y la disminución de costo en la producción, seguiría recibiendo una tasa neta de retorno superior al 30 por ciento anual sobre el total de la inversión hecha y no recuperada, más del doble de la tasa que se obtiene en la explotación de los otros recursos naturales no renovables.

Pero no puedo dejar pasar la oportunidad de decirle nuevamente mentiroso al escribiente. Quiero retar y lo hago públicamente, a los funcionarios y ex funcionarios de la Shell en Colombia, de Cerromatoso, del IFI, del Ministerio de Minas y Energía y del Ministerio de Desarrollo para que digan si en alguna ocasión Salomón Nader siquiera insinuó el nombre de alguien para posición o cargo alguno en Cerromatoso.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.