Violencia de género Érika y la zozobra de las mujeres

Violencia de género Érika y la zozobra de las mujeres

30 de junio 2013 , 12:00 a.m.

Estaba escribiendo una sentida reflexión sobre el incierto paradero de Érika Daniella Tamayo Mendoza, la joven de 19 años que en la mañana del jueves 20 de junio desapareció del barrio Fontibón de Bogotá, cuando me enteré de la buena nueva de que ya había sido localizada, sana y salva, en Jericó (Antioquia).

En un país donde la violencia de género ha venido creciendo exponencialmente, la preocupación era creciente sobre qué había pasado con Érika, hermana de Nini Johana González Mendoza, defensora de derechos humanos y activista de la ONG Corporación Mujer Sigue Mis Pasos, a la cual pertenecía la reconocida líder Angélica Bello, otra defensora de las víctimas del conflicto armado que a sus 45 años murió en muy extrañas circunstancias el pasado 16 de febrero, en lo que inicialmente fue reportado como un caso de suicidio aún no aclarado.

La historia de amenazas y de persecución contra Angélica Bello y Nini Johana González tiene como origen común a los criminales de las autodefensas debido a la militancia de Angélica en la Unión Patriótica, en Arauca, y al desplazamiento forzado de las hermanas González Mendoza en Santander. En el caso de Érika, aunque las autoridades abrieron una investigación para confirmar si su ausencia fue voluntaria, lo que es incontrovertible es que se la reconoce como una activista muy sensible y comprometida con las familias de las víctimas de la violencia.

Si bien hay que reconocer que el defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora, activó los mecanismos para buscar a Érika y que la Unidad de Protección del Ministerio del Interior ha cumplido con las medidas cautelares de protección dispuestas para Nini Johana, preocupa saber que no estamos frente a un hecho aislado, sino ante una situación que se está incrementando de manera sistemática y refleja una agresión brutal contra las mujeres defensoras de los derechos humanos.

Quisiéramos que estos hechos se conviertieran en una causa nacional que signifique una oportunidad para que, entre todos, autoridades y ciudadanos, seamos capaces de lanzar una señal definitiva para notificar a los victimarios que ha llegado la hora de respetar la vida y escuchar el sentimiento de las víctimas.

Víctimas que, como lo registramos el domingo pasado en El Carmen de Bolívar, donde se congregaron, gracias, entre otros, al liderazgo de Laura Gil y al compromiso del presidente Juan Manuel Santos, más de 10.000 hombres y mujeres procedentes de los Montes de María nos dieron una lección de integridad y capacidad de reconciliación, basada en perdón, siempre y cuando el Estado las proteja y garantice sus derechos y libertades, pero, sobre todo, no permita episodios de repetición de una violencia que en muchos casos no se conformó con el asesinato o el secuestro y fue más allá con la desaparición, para dejar heridas imborrables de dolor. La Fiscalía y la Policía han dado muestras de un desempeño ejemplar cuando trabajan en equipo y concentración, sin dejarse distraer por las presiones del día a día. Por esa razón tenemos confianza en que Érika y otras tantas mujeres valientes que viven bajo amenaza cuenten con un acompañamiento especial que les permita seguir siendo ese referente de coraje. Ojalá la fórmula del ofrecimiento de recompensa, tan útil para promover la cooperación ciudadana, muestre también en estos casos la prioridad institucional de cumplir a plenitud con el mandato de proteger a las víctimas y combatir la impunidad, en el marco de una política de gobierno inspirada en el propósito de alcanzar la paz

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.