Hasta los mejores empresarios tienen sus malas horas

Hasta los mejores empresarios tienen sus malas horas

30 de junio 2013 , 12:00 a.m.

El excéntrico hombre de negocios brasileño Eike Batista Batista, quien en alguna ocasión dijo que aspiraba a tener una fortuna de 100.000 millones de dólares, salió del lote de los 200 más ricos del mundo, donde se codeaba con personajes de grandes quilates como Carlos Slim, Bill Gates (Microsoft) y Warren Buffet.

La fortuna de Batista se ha evaporado en los últimos años de tal forma, que hoy no supera los 6.000 millones de dólares y ha tenido que vender sus aviones privados de lujo para no entrar en una cesación de pagos y cumplir todas sus obligaciones.

El ascenso del brasileño al top 10 de los más ricos del planeta se dio de la mano de un ambicioso proyecto en el sector minero-energético en su país, cuyo eje central fue la petrolera OGX. Gradualmente fue creciendo hacia otras ramas de la industria y de los sectores que prestan servicios, como la generación de energía, el gas natural, la minería de hierro, carbón y oro, los servicios portuarios, la infraestructura de puertos y hasta la fabricación de barcos.

La caída de su imperio .

"Cuando los números no empiezan a cuadrar con las expectativas y hay tanta euforia frente a unas compañías y frente a un personaje, hay un momento en que todo se revierte y llegan las caídas que se han visto", dijo Francisco Chaves, director de investigaciones económicas de la sociedad comisionista Corredores Asociados.

Pero ¿cuál fue el origen de la debacle de su emporio? A juicio de Chaves, la causa del derrumbe han sido los pobres resultados de la petrolera OGX, sobre la que había grandes expectativas de producción, que terminaron desinflándose, pues los resultados se quedaron cortos frente a lo esperado. Esta misma visión la tienen analistas internacionales como Simon Nocera, de la firma Lumen Advisors, quien compara la situación de Batista con la que vive su país: prometieron mucho y después no pudieron cumplir. Esta petrolera proyectaba una producción de 100.000 barriles por día para el 2013 (inició el 2012 con 15.000 barriles por día), pero hoy el rango oscila entre 13.000 y 15.000 barriles diarios, aproximadamente. La acción de OGX ha caído más del 85 por ciento este año, lo que no solo muestra a leguas la salida de los inversionistas internacionales y locales, sino que ha generado un efecto dominó en las empresas MPX (generación de energía y producción de gas), MMX (mineral de hierro), CCX (proyecto de carbón en La Guajira) y OSX, dedicada a la fabricación de barcos, todas con caídas similares.

Ante esto, Batista ha tenido que hacer maromas para no quedarles mal a quienes compraron bonos para financiar sus proyectos.

Esta semana, la agencia Bloomberg aseguró que MMX está en conversaciones con firmas como el gigante Glencore Xstrata y Trafigura, para la venta de sus activos, lo que bajaría aún más la fortuna. Fuentes del sector minero colombiano ahora perciben a Batista más como un especulador que como un empresario minero o petrolero, y no descartan que venda algunos activos en el departamento de La Guajira.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.