La cultura como marca

La cultura como marca

29 de junio 2013 , 12:00 a.m.

Hoy finaliza la XII Conferencia Internacional de Gerencia Cultural Aimac, organizada por la facultad de administración de la Universidad de los Andes. A este evento, que por primera vez se realiza en Latinoamérica, vinieron más de 100 invitados de prestigiosas universidades de 25 países para hablarle a una audiencia principalmente joven, de la cultura como bien consumible o marca comercial. Dentro de la diversidad de temas presentados, el profesor Jaime Ruiz Gutiérrez nos explicó cómo la cultura pasó de ser una actividad de lujo, moda y clasismo, a convertirse en un servicio a la comunidad. Nada más cierto para los que intentamos dedicarnos al arte en la Colombia de los setenta, cuando cualquier manifestación cultural era considerada una perdedera de tiempo y un estorbo.

A propósito de ese cambio de mentalidad, hoy en día Rock al Parque puede ser considerado una marca cultural de este país, pero... ¿podríamos decir lo mismo de los maestros Adolfo Mejía o Blas Emilio Atehortúa? Sus obras son importantes en el medio académico, aunque el país entero los desconozca, al punto de que dudo mucho que un dirigente colombiano pueda mencionar con nombre y apellido a un solo compositor sinfónico nacional si se lo preguntan en una entrevista. En la charla de la británica Chloe Preece pudimos entender cómo el producto cultural va ligado al nombre del artista que lo crea, confirmando un precepto básico para la autonomía creativa que ha primado por siempre: el creador es un artesano de su oficio, no es el empleado de una compañía que debe cumplir cuotas artísticas mensuales. A Bach nunca se le exigió constituir una fundación sin ánimo de lucro para escribir sus cantatas, como hoy día lo pretenden algunas entidades gubernamentales con los artistas que concursan en sus convocatorias. Eventos como este congreso traen un viento fresco al establecimiento cultural colombiano, plantean reflexiones de fondo y transmiten experiencias que ya han sido implementadas en otros países con buenos resultados. Necesitamos más conferencias como Aimac en el país para comparar nuestro desempeño en cultura y para implementar políticas que impulsen las artes hacia el siglo XXII

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.