'Cara a cara' por la revocatoria

'Cara a cara' por la revocatoria

29 de junio 2013 , 12:00 a.m.

Grandes logros y cero corrupción.

Por: Guillermo Asprilla Exsecretario de Gobierno Contra el espíritu de la Constitución, a Petro quieren revocarlo, no por inejecución de su programa de Gobierno, sino precisamente por estarlo cumpliendo cabalmente. En ninguno de los indicadores usados para medir el impacto de políticas públicas o el progreso de una ciudad pueden mostrarse retrocesos en los 18 meses de gobierno de la Bogotá Humana: índice Gini, empleo, PIB, tasa de homicidios y otros. Por el contrario, todos muestran tendencias positivas. La más importante transformación es haber librado a la ciudad del grupo de filibusteros que convirtió sus recursos y entidades (hospitales incluidos) en fuente de enriquecimiento ilícito. Petro no roba, no deja robar y no permite que roben a los ciudadanos. El daño evitado al suprimir el círculo vicioso de la corrupción tiene proporciones difíciles de cuantificar. ¿Qué relación tiene la eficaz lucha de Petro contra la corrupción con los motivos de la revocatoria? El mínimo vital de agua, la reducción de tarifas en TransMilenio y el servicio de aseo, los programas de salud pública (1.005 equipos territoriales) y el aumento de un billón de pesos en el presupuesto de educación pública son logros reales que benefician en muy corto tiempo a millones de personas pobres en Bogotá. En movilidad se cambia la historia al concretar los diseños definitivos del metro y asegurar los proyectos de cables aéreos y el desarrollo del modo férreo mediante trenes ligeros que se construirán por alianzas público- privadas. En comunicaciones, la ETB inició ya la ejecución del proyecto que en dos años llevará fibra óptica a todos los usuarios, está en 4G y hoy es una empresa pública fortalecida.

En valorización se corrigió una gigantesca inequidad y se aprobó un nuevo esquema que permite financiar las obras necesarias sin imponer onerosas cargas a los contribuyentes. Otros temas como la revitalización del centro ampliado dependen hoy de la aprobación del POT.

En realidad, esta revocatoria es una operación politiquera del uribismo derrotado en Bogotá.

.

El costoso desgobierno de Gustavo Petro.

Por: Miguel Gómez Martínez Representante a la Cámara e impulsor de la revocatoria La frustración de miles de bogotanos cada día es más evidente. Una mirada retrospectiva a los últimos nueve años y podemos constatar que la ciudad no solo no avanza sino que, en muchos aspectos, retrocede. Sepultamos el dinamismo que le habían impreso gobernantes como Mockus y Peñalosa.

Hoy el Alcalde se empeña en hacer olvidar su decidido apoyo electoral a los hermanos Moreno que saquearon la ciudad. Solo cuando la situación era insostenible y el daño irreparable, decidió apartarse del gobierno corrupto.

Su triunfo minoritario (32 por ciento de los electores votaron por él) explica su incapacidad de interpretar el sentir de la mayoría y de gobernar para todos. Algunos sostienen que la revocatoria es costosa. Costoso resulta sostener un gobernante que improvisa, carece de liderazgo, no puede conformar un gabinete estable y anuncia proyectos sin conocer su viabilidad. La revocatoria es el mecanismo constitucional que permite cambiar un alcalde al que le quedaron grandes los retos de la administración. Nada es más costoso que el desgobierno; lo vimos con los Moreno y lo estamos pagando. Demorar la salida del Alcalde solo agravará los problemas actuales. Mientras tanto, la calidad de vida de los bogotanos empeora día a día.

Lo afirman los expertos y lo ratifican los organismos de control: el populismo de Petro compromete el futuro de la ciudad con promesas irresponsables e insostenibles. El señor Petro está utilizando el presupuesto público a manos llenas en "campañas de divulgación y promoción institucional". Pero de obras, nada. No es cierto que Petro sea una víctima; víctimas somos los ciudadanos de su incompetencia. No es cierto que los opositores a su gobierno seamos una mafia.

Somos miles de ciudadanos cansados de una ciudad en crisis que le pedimos al Alcalde que nos permita expresar nuestro descontento en las urnas. La revocatoria es el camino para frenar la decadencia de Bogotá

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.