Ciudad imaginada Muertos de miedo

Ciudad imaginada Muertos de miedo

29 de junio 2013 , 12:00 a.m.

Y acá estamos enfrentados a dos miedos: Obama y su gobierno creen asumir la defensa de su sociedad de posibles ataques terroristas grabando millones de datos con la colaboración de empresas de Internet , y del otro lado, un joven, Edward Snowden, motivado por principios éticos y anhelos de libertad, divulga las acciones del gobierno, del cual es espía, por meterse en las vidas privadas y obtener información abusiva. El hecho no puede ser más representativo del panorama político del nuevo milenio, en el que la inestabilidad de todos los sistemas, económico, social, militar, nos envuelve en ambientes de miedos, haciendo de este sentimiento el principal eje desde donde edificamos un futuro, en todo caso y por eso mismo, endeble. Los ciudadanos nos sentimos amenazados, inseguros, fácilmente aprisionados por pesadillas asociadas a terremotos o catástrofes naturales, o bien somos presos de pánicos, muchas veces debido a las mismas medidas de seguridad para proteger a los "ciudadanos de bien", como cuando el agente en un aeropuerto, quizá estadounidense, lanza la pregunta mortal: "¿De qué tiene miedo si no tiene nada que ocultar". Justo en esa misma acción nace algo que ocultar: tiene miedo de un miedo que no es su culpa. Los medios masivos son más exitosos en meter temores que en hacernos amar la naturaleza; los miedos corren veloces.

Ahora pasamos al reinado de los nuevos medios digitales. Recuerdo una lección cumbre de quien fuera mi maestro asesor, el profesor J. Derrida, cuando ya en 1995 se refirió al paso de la foto análoga a la digital y dijo algo entonces difuso: el archivo digital valdrá por sí mismo para otras causas; una foto ya no se guarda para ser vista, sino para ser archivada. Los ciudadanos avanzaríamos en construir archivos que no tendrán por fin nuestro mundo privado, sino que permitiría fácil acceso a la esfera pública y así sobrevendría la muerte del álbum de familia. Así que en este combate entre miedos cruzados, públicos y privados, desde plataformas digitales, vivimos la mayor expectativa mundial. Si gana Snowden, será un triunfo de la democracia y se ampliará el poder público; pero si es derrotado y el gobierno le "hace justicia", estamos ante un significativo triunfo del poder. El imperio contraataca furioso y los ciudadanos quedamos otra vez, y ahora más, muertos de miedo.

ciudadesimaginadas@gmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.