La casa de las hamburguesas con ginebra

La casa de las hamburguesas con ginebra

28 de junio 2013 , 12:00 a.m.

Liliana Martínez Polo Cultura y Entretenimiento Burger Bar tiene dos frentes: una carta que pone a prueba la versatilidad de la hamburguesa y un bar de ginebra, justo en un momento en el que el gin tonic se ha convertido en la bebida de moda.

Así, en un ambiente informal, decorado con antigüedades -excepto cuando hay muestras artísticas- y mesas en las que se podría jugar parqués o ajedrez, Burger Bar está hecho para querer quedarse a charlar después de probar el menú y acompañarse de gin tonics y otros tragos. El chef Juan Manuel Varela explica que la comida del lugar privilegia las cosas hechas en casa, pues muelen y preparan su propia carne de hamburguesa. Y, además de la clásica (que tiene queso, lechuga y tomate), de 11.000 pesos, ofrecen otras 15 opciones, en las que hay combinaciones como la de brie con mermelada de tomate.

"Sabores como el queso azul y la cebolla caramelizada ya estaban en otros contextos -explica el chef-, nosotros los incluimos en nuestras hamburguesas". Una de estas es la que reúne papaya y queso campesino, que ya tiene muchos adeptos. Antes de descartarla, hay que recordar que esa mezcla de papaya y queso es un gusto común entre los colombianos que son amantes de la ensalada de frutas.

Pues bien: ese sabor dulzón, acompañado de rúgula y una reducción de vinagre balsámico da una combinación agridulce, que puede ser llamativa. "La idea fue de un amigo escocés que vino de vacaciones a Colombia -recuerda el chef-. Le gustó la papaya y quería echársela a todo lo que comía. Nos pidió una hamburguesa que la tuviera y al principio no le hicimos caso, pero cuando lo intentamos, nos gustó lo que preparamos".

Pero esta hamburguesa no está presente todos los días. Es como una "edición limitada", que se ofrece cuando el chef encuentra una papaya óptima para su preparación. Del resto del menú se destacan los sándwiches, como el philly chesse, de lomo con queso fundido, y el pulled Pork (que tiene cerdo desmechado en salsa BBQ), así como ensaladas y un calentado especial, que vale 17.000 pesos.

"Se trata del calenburger: un calentado con carne de hamburguesa, preparado a petición de uno de los socios que no concibe un restaurante sin esta tradición colombiana", dice el chef.

Otros fuertes son las costillitas de cerdo, el lomo a la parrilla y el pollo BBQ.

Para tomar, Burger Bar tiene varias de las ginebras más solicitadas en los últimos tiempos, como la Citadelle, Bulldog y Tanqueray, entre otras.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.