En la tumba de un faraón espacial

En la tumba de un faraón espacial

Cabo Cañaveral (Florida). La espera termina y por fin la puerta se abre. Un gigante de la historia emerge frente a los ojos. El Atlantis, el legendario transbordador espacial de 70 toneladas -casi lo mismo que pesan 10 buses de pasajeros-, está congelado en el aire, suspendido a varios metros de la tierra, con sus compuertas de aluminio abiertas de par en par, dejando ver todos los secretos de su interior.

27 de junio 2013 , 12:00 a.m.

La fuerza de gravedad parece derrotada, pero solo es una ilusión óptica. Al Atlantis lo sostienen cables de acero que bajan del techo y una estructura de acero diseñada para replicar el ángulo de inclinación de 43 grados que la nave mantenía cuando se acoplaba a la Estación Espacial Internacional, a 400 kilómetros de distancia de la Tierra.

La recreación de ese vuelo, que llegó a su fin en la historia hace dos años, cuando el Atlantis realizó la última misión del programa de transbordadores de la Nasa, será oficialmente abierta al público este sábado, en el complejo para visitantes del Centro Espacial Keneddy, el sitio turístico de Florida (Estados Unidos) que mejor combina la diversión de un parque de atracciones con las maravillas modernas de la ciencia y la historia.

En medio del menú de ciencia ficción y fantasía que cada año seduce a miles en los cercanos parques temáticos de Orlando, el Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral, ofrece una opción distinta basada en la posibilidad de aprender de una aventura real que ha marcado el destino de la humanidad: la conquista del espacio.

Por eso, aquí el Atlantis tiene tratamiento de faraón. El traslado a su última morada, un edificio de 8.300 metros cuadrados con diseño de cubo gigante, se efectuó en noviembre pasado sobre una plataforma de 76 llantas, que se movió tan rápido como una tortuga, mientras 30 astronautas caminaban a su lado como si se tratara de un cortejo fúnebre.

Desde entonces se han invertido 100 millones de dólares para tener lista la brillante escenografía y los juegos interactivos que lo acompañarán en adelante en su última misión, la de asombrar a los turistas.

3, 2,1, despegue...

Pero el Atlantis, que realizó 33 viajes al espacio desde 1985, es apenas una de las rutas de navegación en este lugar. El Centro Espacial Kennedy ofrece más de 20 atracciones interactivas, y quizás la más emocionante es el simulador de lanzamiento de un trasbordador espacial.

Luego de tomar asiento, este simulador, con capacidad para 44 personas y construido a un costo de 60 millones de dólares, se pone en posición vertical.

La voz del controlador inicia el famoso conteo regresivo, y un ruido furioso, que imita el poder de cinco toneladas de combustible consumiéndose a cada segundo, hace temblar la cabina.

La velocidad de 28.000 kilómetros por hora que se alcanza en un despegue parece real ante la fuerza de las sacudidas sobre los pasajeros. Cuando la nave ya está en órbita, cambia de posición y flota. Entonces, por encima de las cabezas, aparece el continente europeo girando lentamente, a lo lejos.

De regreso en tierra, una opción para los más pequeños es divertirse en la exhibición de Angry Birds Space, los personajes malgeniados del juego digital, creado por Rovio, que se lanzan de cabeza en medio de planetas y constelaciones. Aquí, los niños pueden disparar pájaros desde caucheras tan grandes como ellos, manipular tabletas o intentar cruzar un laberinto de luces sin tocarlas.

Pero si el visitante es más exigente con la historia, hay alternativas como el recorrido en bus por las plataformas de lanzamiento y la caminata por el jardín de los cohetes que usó Estados Unidos en su afán por ganarle la carrera espacial a la Unión Soviética.

También, la visita a la réplica de un centro de control de Cabo Cañaveral -que reproduce con exactitud el lanzamiento de una de las misiones Apolo de hace 40 años- y la caminata por el hangar del Saturno V, el cohete más grande jamás construido, que permitió a la nave Apolo 11 llevar el primer hombre a la Luna.

Todo esto, en el corazón de un lugar que cuenta con 17.000 trabajadores, entre operarios, científicos y astronautas. La posibilidad de vivir de cerca lo que sienten estos aventureros es lo que seduce a 1'500.000 visitantes cada año y lo que atraerá a muchos más detrás del Atlantis, la nave que estuvo 307 días en el espacio y que ahora permanecerá exhibida como un símbolo de las hazañas de la ciencia.

Un lanzamiento en vivo Desde que el programa de transbordadores cumplió su ciclo con el último vuelo del Atlantis, los lanzamientos no son tan espectaculares como antes, pero pueden ser más frecuentes, con lo que los turistas tienen varias opciones al año de presenciar alguno en vivo.

Asistir a cualquiera de estos despegues, muchos de los cuales son pagados por firmas privadas que llevan satélites al espacio, es una experiencia única.

Desde una explanada de palmeras, situada junto a uno de los canales de agua, los turistas pueden sentarse a esperar la hora anunciada. Es buen consejo llegar con anticipación para escoger el mejor sitio.

Aunque la plataforma de lanzamiento está tan lejos que un cohete del tamaño de un edificio puede parecer una torre diminuta, apenas unos segundos después del despegue, un ruido de terremoto llega hasta los espectadores y una vibración sacude las graderías. Luego, la luz brillante sube hacia el espacio, en medio de aplausos.

Para vivir este momento, se aconseja programar la visita en una de las fechas de lanzamiento que están disponibles en www.KennedySpaceCenter.com. Este año están previstos uno en julio, otro en agosto, dos en septiembre y uno más en noviembre.

*Invitación del Kennedy Space Center y el condado Polk

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.