La juventud de López Michelsen

La juventud de López Michelsen

Se va a cumplir el centenario del nacimiento de uno de los políticos e intelectuales más brillantes del país. El 30 de junio de 1913, en Bogotá, vio la luz primera Alfonso López Michelsen. Sesenta años después, otro 30 de junio, en una histórica convención liberal, ganó la candidatura presidencial, que lo llevó al solio de Bolívar en 1974, después de derrotar ampliamente al conservador, su contradictor político y amigo, Álvaro Gómez Hurtado. Bisnieto de Ambrosio López, sastre y miembro de las sociedades democráticas que participaron en la elección de José Hilario López, y nieto e hijo de banqueros.

26 de junio 2013 , 12:00 a.m.

Entonces, el país vivía la aparente tranquilidad de la era republicana, primer intento de frente nacional, en un medio pastoril y parroquial, pero aún atado a las costumbres y realidades políticas del siglo anterior.

Curiosamente, su padre, Alfonso López Pumarejo, banquero que terminó en los ajetreos políticos, sería quien colocara a Colombia en el siglo XX durante la Revolución en Marcha, que en 1934 le dio a la nación el gran viraje hacia una izquierda democrática.

López Michelsen fue contestatario, imprevisible en sus conceptos sobre la sociedad y los hombres, ajeno a los lugares comunes tan propios de los políticos que no quieren comprometerse con nada ni con nadie, más cercano al mundo de los intelectuales que al de los manzanillos, aun cuando estos terminaron respetándolo sin que se dedicara a complacerlos.

Su padre lo envió a estudiar a Europa, donde, irónicamente, fue recibido por su amigo de entonces, Laureano Gómez, convertido luego en feroz opositor de ambos.

Siempre mostraba con orgullo a sus amigos el diploma que lo acreditaba como el mejor bachiller en Francia. Regresó al país y comenzó sus estudios de derecho en el Rosario, donde recibió una sólida formación jurídica y filosófica, que culminó en Chile.

Mientras estudiaba, trabajó como auxiliar en la Corte Suprema de Justicia con uno de los juristas más completos que ha dado el país: Eduardo Zuleta Ángel.

Nada presagiaba entonces que ese joven desgarbado, displicente, alejado de los asuntos públicos mientras su padre dirigía los destinos del país, terminaría siendo uno de los políticos más influyentes en la mitad del siglo XX.

Al contrario de cuanto pudiera pensarse, no se lo pudo encasillar como un clásico delfín. Sus malquerientes le endilgaron el falso remoquete de "hijo del ejecutivo", que en realidad se acuñó para referirse al hijo de José Manuel Marroquín -el de Panamá-, de quien las malas lenguas de la época decían que había escrito un libro que casi no se vendía y engendrado un hijo que se vendía mucho.

López escaló en política, en contravía de su padre, que contó con la clara oposición de los amigos y beneficiarios del gran jefe de la revolución en marcha.

Sus primeras actividades fueron puramente académicas. A los 28 años regentaba la cátedra de derecho constitucional en la Universidad Nacional. Uno de sus agradecidos alumnos fue el profesor Carlos Restrepo Piedrahíta, destacada figura entre los constitucionalistas latinoamericanos. De esas clases salieron libros que siguen siendo clásicos en el derecho público: Cuestiones colombianas, La estirpe calvinista de nuestras instituciones e Introducción al estudio de la Constitución de Colombia.

Muchos de esos discípulos, cuando ya vivía en México y comenzaba a escribir contra las instituciones del Frente Nacional y, particularmente, la de la alternación en la presidencia de la República, lo impulsaron hacia la fundación del Movimiento Revolucionario Liberal, su bautizo de fuego en la política a los 45 años de edad, y a contrapelo del Establecimiento y los poderes constituidos de la época. Como la Unir de Jorge Eliécer Gaitán, el MRL implicó una verdadera transformación generacional ideológica y política en un liberalismo cansado con el goce estéril de la burocracia

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.