Al rescate de los juegos de tradición

Al rescate de los juegos de tradición

25 de junio 2013 , 12:00 a.m.

José David Pacheco Martínez Especial para EL TIEMPO Santa Marta. La Fundación Huellas Caribeñas trabaja por el rescate de los juegos tradicionales que se han perdido con la aparición de las nuevas tecnologías.

Las actividades tienen como eje fundamental, las prácticas con la primera infancia, labor a la que se sumaron madres comunitarias del corregimiento de Bonda y los barrios Los Olivos, Juan XXIII y La Ensenada 1 y 2. María Trinidad Quintero, abanderada de este proyecto, habló con El TIEMPO.

¿En qué consiste este proyecto? El proyecto 'Preservación de patrimonio inmaterial a través de los juegos tradicionales' viene desarrollándose desde 2008, en concertación con el Ministerio de Cultura. Es fruto de una investigación aleatoria realizada por Huellas Caribeñas Fundación de Amigos por el Magdalena y Colombia, en la que se encontró que los juegos tradicionales se están perdiendo, en el país y en la ciudad. Por eso, empezamos a realizar jornadas de socialización y prácticas con la primera infancia, en hogares comunitarios del ICBF, en colegios de los barrios y veredas, en centros culturales, hogares de adultos mayores y en comunidades con alto índice de población vulnerable.

¿Qué factores inciden en estas pérdidas culturales? El hecho de que los padres, por razones laborales compartan poco tiempo con sus hijos, es uno de ellos. El uso excesivo de la televisión y la tecnología hacen que los niños y jóvenes sean cada vez, menos dados a compartir espacios comunales o sociales, y se conviertan en seres individualistas, lo que no contribuye al desarrollo psicomotor que se logra especialmente con juegos como la cuerda, el trompo, el boliche, el trompo, el yoyo, las rondas infantiles.

¿Qué papel juega la escuela en el rescate de estos juegos tradicionales? En la escuela puede impulsarse las prácticas permanentes. Así lo ha entendido el equipo de trabajo de la Fundación Huellas Caribeñas, por lo que se realizan jornadas de sensibilización y práctica, tanto con los estudiantes como con los padres de familia. A las jornadas con adultos mayores se invitan niños, quienes reciben sus enseñanzas y les permite recordar la alegría de volver a jugar con niños.

A las actividades se sumaron madres comunitarias del corregimiento de Bonda y barrios como Los Olivos de Santa Marta.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.