Secciones
Síguenos en:
NO A DESPIDO DE EMBARAZADAS: CORTE

NO A DESPIDO DE EMBARAZADAS: CORTE

Cada día, sólo en Bogotá, un promedio de cuatro mujeres son despedidas de su trabajo por estar embarazadas.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
26 de septiembre 1997 , 12:00 a. m.

De cada diez que acuden en busca de ayuda al hogar materno Los Pisingos, una de las cinco instituciones sociales que hay en la Capital para prestarles asesoría, siete han sido despedidas de su trabajo o no consiguen dónde colocarse por su estado de gravidez. Su suerte, al menos en teoría, cambiará a partir de hoy.

La Corte Constitucional dijo que las mujeres que se encuentren en estado de gestación o en los tres meses posteriores al parto, no podrán ser despedidas de su trabajo sin justa causa.

Si un patrono efectúa el despido de una trabajadora durante esos lapsos, sin justa causa o sin autorización previa del funcionario competente, no sólo está obligado a pagar la indemnización de sesenta días de salario prevista en el artículo 239 del estatuto laboral, sino que, además, el despido carece de todo efecto y la relación laboral se mantiene , precisa la sentencia, con ponencia del magistrado Alejandro Martínez Caballero.

Esto significa que la trabajadora sigue a órdenes del patrono, aunque éste no utilice sus servicios, y por lo tanto, seguirá devengando sus salarios y prestaciones, los cuales puede reclamar por vía judicial.

El pronunciamiento lo hizo la Corte al declarar la constitucionalidad del artículo 239 del Código Sustantivo del Trabajo.

Fundamentalmente se protege el fuero de la maternidad y de las mujeres en período de lactancia , explicó un magistrado. Agregó que el fallo es acorde con el Artículo 53 de la Constitución, que consagra una protección especial a la mujer, a la maternidad y al trabajador menor de edad, como principios fundamentales que se deben tener en cuenta al momento de expedir la legislación laboral.

De esta manera señala la sentencia la Corte garantiza la estabilidad propia de la mujer embarazada. Así las cosas, si el patrono no obtiene la autorización correspondiente del Ministerio de Trabajo y demuestra una justa causa, no puede retirar a la mujer en estado de gravidez o en período de lactancia.

No debe ser obstáculo Mientras la Unión Europea (UE) y Estados Unidos legislan para flexibilizar los horarios de trabajo de la mujer embarazada o en lactancia, en América Latina el debate es casi nulo.

Un estudio publicado en el periódico The Wall Street Jornal revela que las empresas europeas tiene una actitud más activa para apoyar a la mujer embarazada. Y llega a una conclusión que, aunque pueda ser considerada un poco utilitarista, es compartida por los gobiernos de la Unión: ellas, con su capacidad reproductiva, mantienen mano de obra calificada.

Señala que, en contraste, las compañías que operan en América Latina no hacen casi nada para ayudar a resolver este conflicto, debido a que el desempleo es alto y pueden escoger a su acomodo a sus trabajadores.

La directora de Equidad para las Mujeres, Olga Amparo Sánchez Gómez, dijo que el fallo de la Corte reafirma la posición frente a la defensa de los derechos de la mujer, especialmente al trabajo, consagrado en la Constitución.

Tener un hijo no debe ser un obstáculo para trabajar. Esas barreras se deben de empezar a derrumbar, porque en Colombia ser madre parece un castigo , sostuvo.

Lo que pasa agregó es que esta sociedad se jacta de afirmar que ser madre es lo mejor y que debe recibir todo el apoyo, pero en la práctica muchos empresarios condicionan emplear a una mujer a no tener hijos. Ese es un acuerdo violatorio que cohibe la posibilidad de ser madre .

Hoy en día, 42 programas del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), ofrecen de alguna manera apoyo a la mujer, como pilar que es de la estructura familiar y puesto que es ella la que más se apersona de los hijos, sostiene Carmen Elena Támara, subdirectora de Protección del ICBF.

Un caso especial es el programa de Hogares Comunitarios que, aunque está dirigido a la infancia, atiende a 280.000 mujeres embarazadas y lactantes y ocupa a más de 75.000 mujeres. A ellas se les ha abierto el horizonte educativo y han rescatado su autoestima, ya que se han convertido en líderes comunitarias , afirma María Cecilia Cuartas, subdirectora de Prevención.

De otra parte, la entidad está liderando un proceso de apoyo y fortalecimiento a la equidad de género, mediante la sensibilización de los funcionarios sobre la igualdad de oportunidades que debe existir entre hombre y mujer dentro de la vida familiar, proceso que se inició con un cambio en los códigos de comunicación dentro del Instituto.

Discriminación El desempleo afecta a las mujeres en mayor medida que los hombres: en 1996, la tasa para las mujeres fue del 15.6 por ciento y para los hombres del 9.6 por ciento.

El mayor desempleo no significa que las mujeres tengan menor nivel educativo que los hombres. Por el contrario, la Población Económicamente Activa femenina tiene un mayor número de años de estudio que la masculina.

Realizando el mismo trabajo y con niveles educativos equivalentes o iguales, las mujeres ganan en promedio un 15.2 por ciento menos que los hombres.

El porcentaje de mujeres empleadas que ganan un salario mínimo es del 39 por ciento, frente al 31 por ciento de los hombres en la misma situación.

Las mujeres son mayoría entre los familiares no remunerados y constituyen la casi totalidad de los trabajadores del servicio doméstico.

Las mujeres patrones, trabajadores por cuenta propia y empleados son minoría frente a los hombres.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.