Secciones
Síguenos en:
UE DEBE METERSE EN UN PAPEL DE VEEDURÍA

UE DEBE METERSE EN UN PAPEL DE VEEDURÍA

Para el sociólogo francés Daniel Pecaut con el Acuerdo de Los Pozos a las Farc les llegó el momento de decidir: o estas se aislan completamente o toman la oportunidad que se les está dando para recuperar el espacio político que han perdido en estos dos años de negociaciones .

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
14 de febrero 2001 , 12:00 a. m.

Para el sociólogo francés Daniel Pecaut con el Acuerdo de Los Pozos a las Farc les llegó el momento de decidir: o estas se aislan completamente o toman la oportunidad que se les está dando para recuperar el espacio político que han perdido en estos dos años de negociaciones .

Al analizar el último acuerdo firmado por Pastrana y Marulanda , Pecaut afirma que a la organización guerrillera, ahora bajo la lupa internacional, le queda cada vez más difícil levantarse de la mesa. Allí es donde la UE pude tener un papel importante. Debe asumir ya y con firmeza una veeduría que amarre definitivamente el proceso , dice este sociólogo, que participa hoy en un foro organizado por el Programa Colombia de la Universidad de Georgetown en Washington.

Para algunos el Acuerdo de Los Pozos revivió el proceso. Para otros es un pacto más de buenas intenciones. Usted donde se ubica?.

Es cierto que no hay muchas cosas concretas, salvo que la guerrilla regresa a la mesa y que hay un nuevo despeje por ocho meses más. Pero a pesar de todo, hay aspectos que permiten pensar que el proceso puede cambiar un poco en su dinámica. En primer lugar, porque las dos partes están hablando de la participación de la Unión Europea, aunque de una forma no definida. Las Farc habían rechazado hasta ahora un esquema de presencia internacional y por eso la invitación a observar es un gran paso adelante. Poco a poco se va reconociendo que el proceso no puede funcionar sin la presencia de una tercera parte.

Hay un cambio también en la definición de los temas frente a lo que existía el año pasado. Se habla de discutir el cese del fuego y del respeto al derecho internacional humanitario. En la antigua agenda eso venía para el final y si el diálogo se orienta hacia esos temas se habrá avanzado bastante. Podrían pasar años mientras se discute el nuevo país y las reformas económicas y sociales. Pero ahora se pueden sentar primero las bases para humanizar el conflicto y, luego sí, en paz, negociar el país que se quiere.

La gente lo que sigue reclamando son hechos de paz, no debates políticos y filosóficos sobre la paz.

Por eso serán vitales las próximas reuniones donde se definarán los nuevos instrumentos y comisiones llamados a producir los resultados concretos que se reclaman. Todo depende ahora de las presiones que se ejerzan para hacer cumplir los puntos pactados. Tienen que haber un discurso fuerte y unas metas precisas que permitan hacer un balance de cómo se utiliza la zona de despeje, por ejemplo, y que esos instrumentos y comisiones generen responsabilidad de las partes. En todo esto la Unión Europea puede jugar un papel muy importante.

Cómo ve participando a la Unión Europea?.

La UE debe aprovechar la ventana que se abrió para meterse, con mucha firmeza, en un papel de veeduría. Debe ser consciente de que al internacionalizar el proceso, el costo para las Farc de continuar en el aislamiento o de levantarse de la mesa se vuelve muy alto. Y si la presencia y acompañamiento de la UE es fuerte y decidido puede convertirse en la amarra que le ha faltado al proceso hasta ahora. Paralelamente a esto, la UE debe comenzar a hacer una evaluación unilateral y periódica del proceso de paz y esto implica un juicio internacional fuerte sobre el comportamiento de las Farc que impida que sus conductas y prácticas contra el DIH pasen inadvertidas ante los ojos del mundo.

Las Farc han hecho caso omiso de esas responsabilidades internacionales de las que habla. Qué le hace pensar que puede haber un cambio de actitud? O, en caso de no haberlo, que podría hacer la UE?.

En Europa se han ido madurando las posiciones y los países ya están hablando con más firmeza. Para las Farc llegó la hora de escoger. Si siguen por el camino que van seguirán perdiendo apoyo interno y externo y desaparecerán sus opciones de tener, en un momento dado, un impacto político.

Pero también pueden tomar la oportunidad que les ofrece la UE, que es la de volver a ganar protagonismo político a través de la internacionalización del conflicto colombiano.

Foto:.

Archivo / EL TIEMPO.

Para Daniel Pecaut, sociólogo francés dedicado al tema colombiano, las próximas reuniones en el Caguán serán vitales porque están llamadas a producir resultados concretos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.