Secciones
Síguenos en:
EQUIVOCADOS

EQUIVOCADOS

Se equivocan -de cabo a rabo- quienes piensan que el desplome reciente de las empresas Punto Com significa que el Internet no es un coran invento que revolucionará los negocios, la educación, el entretenimiento. Cometen un serio error los que creen que las cuantiosas pérdidas de muchas firmas de la red indican el fracaso de la poderosa herramienta cuyo uso crece de manera logarítmica.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
14 de febrero 2001 , 12:00 a. m.

Se equivocan -de cabo a rabo- quienes piensan que el desplome reciente de las empresas "Punto Com" significa que el Internet no es un coran invento que revolucionará los negocios, la educación, el entretenimiento. Cometen un serio error los que creen que las cuantiosas pérdidas de muchas firmas de la red indican el fracaso de la poderosa herramienta cuyo uso crece de manera logarítmica.

Es cierto que los negocios deben ser utilidades y que de "Page Views" (lectura de páginas de un sitio electrónico) no pueden vivir los accionistas que esperan más temprano que tarde sus dividendos y/o una buena valorización de sus títulos. Pero es iluso pretender que todas -o la gran mayoría- de las empresas den buenos rendimientos cuando la "red de redes" acaba de cumplir apenas sus primeros cinco años.

Un artículo de "Business Week" ilustra perfectamente -mediante una comparación con la industria automotriz- lo que acontece y sucederá en el mundo del Internet: el carro nació en 1906; en 1908 había 240 firmas produciendo autos; después de la crisis de 1910 sólo dos firmas sobrevivieron -Ford y General Motors.

La teoría darwinia de la selección natural -los mejor preparados permanecen, está en plena vigencia en el mundo Internet de estos tiempos. Es muy difícil determinar cuáles serán esos triunfadores de la depuración (quienes lo hagan serán millonarios), pero no hay duda alguna de que Internet será una gigantesca fuerza motriz de la economía y la vida cotidiana.

Todos los datos de uso del Internet muestran crecimientos impresionantes. El número de visitantes, el volumen del comercio electrónico, el tiempo dedicado, la publicidad vendida, la cantidad de "sites", etc, muestran una acogida de esta trascendental innovación muy superior -en velocidad y masificación- que la de cualquier otro invento en la historia de la humanidad.

Entonces, no hay tiempo que perder. Si usted y su empresa se habían calmado un poco ante el aparente colapso del Internet, le tenemos malas noticias. Mientras usted se tranquilizaba con su negocio de "ladrillos y cemento" algunos o ___rivales (de pronto locales, y con seguridad foráneos) han estado diseñando productos y estrategias en la red para devorarse una buena tajada su participación de mercado.

Y si usted fue de los que se dejó llevar por la euforia e invirtió sus ahorros en acciones que han perdido 90 por ciento de su valor recientemente, lo sentimos -había que escoger muy bien los árboles, no cualquiera del bosques. Pensamos que después de la "gran corrección" en los precios (así llaman los expertos la caída vertical de la mayoría de los valores Internet) puede ser un buen momento para invertir.

Lo cierto de la fiebre del Internet es que en esa creación sí hay valor, no es una mera especulación. El mundo vida ha sido transformado para siempre. Como el fuego, la rueda, el libro, la máquina de vapor y el computador, el Internet transformará medicalmente nuestras vidas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.