Secciones
Síguenos en:
LA TRÁGICA EXCURSIÓN DEL PURACÉ

LA TRÁGICA EXCURSIÓN DEL PURACÉ

Ni la Fiscalía, ni el Ejército ni la Policía se atreven a señalar a la guerrilla como autora de la masacre de los excursionistas hallados en el parque de Puracé el lunes pasado. Sin embargo, un testimonio de un ayudante de bus en La Plata (Huila) podría terminar orientando la responsabilidad del crimen hacia un núcleo de las Farc que opera en esa zona. (VER FACSIMILES). (VER MAPA: LUGAR DE LOS HECHOS).

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
15 de febrero 2001 , 12:00 a. m.

De las nueve víctimas reportadas por la Fiscalía, dos, un hombre y una mujer, no hacían parte del grupo original de excursionistas que partió de Bogotá el 2 de febrero. Inicialmente se pensó que podían ser los guías, pero luego surgió la versión de que se unieron a los caminantes en algún punto de la ruta.

Ayer, las familias de Faiver Alberto Clavijo Hernández y de Rosalba Carrera Ducuara, las dos víctimas que no salieron de Bogotá, reportaron que sus hijos nunca tuvieron ninguna vinculación con los excursionistas. Faiver y Rosalba abordaron un bus en La Plata el miércoles pasado, 7 de febrero, rumbo a Cali, y jamás llegaron a ese destino. Preocupados por la desaparición, el padre de él, Luis Alberto Clavijo, junto con familiares de ella, fueron al terminal del pueblo, y fotos en mano, preguntaron a los choferes de buses.

A ellos se los llevaron los muchachos , les dijo el ayudante de un bus de Cootranshuila, y luego explicó que un grupo de guerrilleros de las Farc los bajó del vehículo y se los llevó, en un retén en el tramo de la vía entre las inspecciones de Belén (Huila) y Leticia (Cauca).

Desde ese día no se volvió a saber de ellos, hasta el martes pasado, cuando Medicina Legal de Popayán reveló la identidad de Faiver entre los nueve cadáveres hallados en Puracé.

Por qué aparecieron los cuerpos de estos dos jóvenes junto a los de los excursionistas bogotanos? Nadie tiene esa respuesta.

El itinerario Ayer, los testimonios de los familiares y amigos de los muertos empezaron a arrojar luces sobre cómo podría haber sido el itinerario que siguieron hasta encontrar la muerte en el Puracé.

Todo estaba planeado para que el domingo pasado, 11 de febrero, los siete recreacionistas que habían salido el viernes 2 de febrero de Bogotá con destino a Pitalito (Huila), regresaran a sus casas.

Nubia Solórzano, amiga de Adriana Rodríguez, una de las víctimas, cuenta: El día que se iban, ella estuvo en mi casa y se despidió como a las 2 de la tarde. Me dijo que viajaban a eso de las 4. Que se dirigían por tierra hasta Pitalito y que luego pasarían al Parque de San Agustín .

En efecto, y según reposa en la oficina de información en san Agustín, el domingo 4 de febrero compraron las boletas para poder ingresar al Parque Nacional de Puracé. De allí se dirigieron a pie hasta la población de La Plata.

A las 3 de la tarde de ese día -cuenta Solórzano- Adriana se comunicó por celular con la mamá. Le dijo que todo estaba bien. Que ya habían empezado a caminar y que acababa de comer . Desde ese día no se volvió a saber de ella ni del resto.

Los cuerpos sin vida de los excursionistas fueron encontrados el sábado 10 por un pescador de la zona que comunicó de su hallazgo a la Policía de Santa Leticia, por lo que se presume que fueron asesinados en la noche del viernes o al amanecer del sábado.

Sólo el lunes pasado (12 de febrero), luego de dos infructuosas búsquedas, los cuerpos algo descompuestos de los recreacionistas fueron encontrados en una pendiente, a 200 metros abajo de una cascada del río Bedón, 55 kilómetros de Popayán. Según informe del legista, presentaban impactos de bala con armas de corto y largo alcance.

Para sorpresa de los socorristas que acudieron al lugar del hallazgo, en Santa Leticia, además de los siete excursionistas -todos de Bogotá- estaban los cuerpos de Faiver Alberto Clavijo Hernández y Rosalba Carrera Ducuara, hermana de la novia de éste.

Según los familiares de los excursionistas, ellos habían aplazado el viaje para el 2 de febrero, pues en principio lo tenían planeado para los primeros días de enero como lo venían haciendo desde hacía tres años. La mayoría de ellos -contaron- sólo salían a vacaciones hasta el 28 de enero. Los familiares de las víctimas revelan, además, que sólo tenían comida para diez días.

Los nueve cadáveres fueron entregados ayer a sus familiares en Popayán. A las dos de la madrugada de hoy eran conducidos a Cali por carretera. En Bogotá, eran esperados a las seis de la mañana, para ser enterrados en sepelio colectivo en la tarde.

- Goldson: La chispa en las reuniones A Goldson Granados desde muy pequeño le gustaba caminar y escuchar salsa y merengue. Aunque sus amigos lo describen como uno muchacho que ponía la nota picante en las fiestas, reuniones y las excursiones, su familia lo define como un joven callado en la casa.

Siempre fue muy trabajador. Me ayudaba a administrar un negocio de un video. Hacía oficios en la casa y ponía su música para acompañarse , recuerda María Teresa Delgado Vargas, su tía favorita.

El próximo 13 de marzo, este muchacho trigueño, delgado, de 1.70 metros, con cabello rizado de color castaño y largo, cumpliría 25 años.

Cuando niño --relata su tía--- un perro lo mordió en una pierna. Esa cicatriz y varias picaduras en brazos y piernas, producto de sus travesías, eran motivo de bromas. En esta última excursión, Goldson fue el encargado de las finanzas y de comprar el mercado.

Su novia, Diana, quien guarda fotos de las excursiones, lo dibuja, entre llantos, como un joven apasionado por la recreación, profesión que desempeñó durante dos años en Compensar, y la educación física, carrera de la cual solo le faltaban dos semestres para terminar en la Universidad Pedagógica de Bogotá.

Jaime Alberto: Líder hiperactivo En el área de recreación de Compensar, Jaime Alberto Ramírez Suárez era una de las personas más apreciadas. Eso dicen algunos de sus compañeros de trabajo al recordar a este hombre de 34 años, 6 de los cuales estuvo vinculado a esa caja de compensación familiar.

Se desempeñaba como auxiliar y era uno de los profesionales junior que más se movía en la organización de programas de recreación.

Ese liderazgo Jaime lo reflejaba también en las actividades extra laborales. Una de sus favoritas era el excursionismo y era el primero en organizar salidas ecológicas.

Sus compañeros lo recuerdan como un hombre jovial, sincero y siempre dispuesto a ayudar a los demás. Dicen también que nunca olvidarán su sonrisa, la que siempre tenía lista para los demás. Este licenciado en pedagogía comunitaria vivía en el barrio Nuevo Muzú, en el sur de la ciudad.

Víctor: No pudo cristalizar sus estudios A Víctor Serrano R, joven de 24 años, le sobrevive un hijo de tres años, Mateo, quien a su corta edad, sin saberlo, está pasando por la misma situación que vivió su padre hace seis años, cuando su abuelo fue asesinado en La Guajira.

Víctor estaba casado con Lida desde hacía dos años, y era soporte de su señora madre, Martha y sus tres hermanas.

El lunes próximo Víctor comenzaría sus estudios universitarios de Ingeniería de Sistemas, que era de sus grandes metas en la vida; además, de la promoción del ecoturismo.

Hasta el momento de su deceso y durante cinco años, Serrano se desempeñó como recreacionista de la caja de compensación Compensar en Bogotá, y era miembro activo de los boys scouts. Estudió en Georgia adiestramiento en pionerismo.

La última comunicación con su familia fue el sábado pasado, desde Pitalito (Huila).

Cuñados y amigos Aunque en principio lo único que unía a Rosalba Carrera Ducuara con Faiber Alberto Clavijo Hernández era el noviazgo de él con su hermana María Isabel y el ser vecinos en el pequeño pueblo de La Plata (Huila), con el paso del tiempo la relación se transformó en una amistad muy fuerte. Ellos eran como uña y mugre, conversaban mucho , dice doña Leonor, la mamá de Faiber.

Faiber,- mono, acuerpado, de 1,76 metros de estatura, ojos verdes y un poco corto de expresión , como lo recuerda su papá nació hace 23 años en La Plata, pues sus padres, Luis Alberto y Leonor, eran nacidos y criados allá.

Después de haber terminado el bachillerato a los 16 años en el colegio San Sebastián, Faiber prestó su servicio militar y trabajó durante casi dos años en el Instituto de Seguros Sociales como vigilante.

Sin embargo, hace mes y medio se quedó sin trabajo, por lo que estaba dedicado a repartir hojas de vida en el pueblo (nunca quiso ir a probar fortuna a Neiva, Cali o Bogotá) y también le ayudaba a don Luis Alberto todas las mañanas a vender leche de puerta a puerta en una camioneta.

A pesar de que era deportista- practicaba el ciclismo- , sus padres aseguran que no le gustaban las caminatas, por lo que no entienden cómo terminó involucrado con los excursionistas de Bogotá.

Al igual que Faiber, Rosalba era una persona hogareña, a quien no le gustaba la rumba. Ella dedicaba la mayoría del tiempo a dar clases de alta costura (en el Sena y a particulares), oficio que aprendió en la Academia Esmoda de Cali, en donde se graduó en 1994.

La muchacha, era una trigueña, de pelo negro largo, 1.70 de estatura. El 26 de mayo cumplía 28 años. Había nacido en Neiva al igual que tres de sus cuatro hermanos, pero desde hace varios años vivía en La Plata con sus padres, Alejandro y Ana.

Aunque un hermano que se fue para España se la quería llevar, ella dijo que prefería quedarse con nosotros , contó ayer doña Ana.

En el viaje que emprendió el miércoles de la semana pasada para ir con Faiber a recoger algunas de las cosas que su hermano había dejado en Cali antes de irse a España incluida una máquina de coser que pensaba utilizar en sus clases particulares- se vio obligada a dejarlos para siempre.

Quién los mató? Varias hipótesis, pero ninguna con asidero firme, barajan los organismos de inteligencia del Cauca para identificar a los autores de la masacre de los excursionistas.

Sin embargo, las informaciones recogidas por el Ejército, la Policía y las autoridades civiles tienden a descartar la intervención de la delincuencia común. Por los efectos de los disparos, parece que son grupos armados irregulares , dijo el secretario de Gobierno del Cauca, Henry Caballero Fula.

En la zona donde fueron encontrados los cuerpos actúa el frente 13 de las Farc, al mando de aliasWilfredoi , pero las autoridades no se atreven a señalar directamente a ese grupo como el responsable.

Pero las pesquisas van en ese sentido. Fuentes policiales dijeron que tratan de confirmar una versión según la cual los muchachos fueron atacados por guerrilleros. Al parecer, dijeron, la guerrilla los confundió con paramilitares .

El martes, cuando se supo la noticia, el Ejército emitió un comunicado en el que sindicaba al frente 13 de las Farc de haber asesinado, al parecer, a un grupo de piratas terrestres. Esa misma noche, los militares rectificaron la información en otro comunicado.

Al final de la tarde de ayer fuentes militares dijeron que habían recibido información no oficial de que guerrilleros habrían matado a los jóvenes bajo la acusación de ser informantes del Ejército, aunque no confirmaron esta versión.

Pero las sospechas que apuntaban hacia la guerrilla cobraban fuerza por el hecho de que los dos jóvenes que viajaban de La Plata (Huila) no hacían parte del grupo de excursionistas y fueron retenidos en un retén al parecer montado por el frente 13, en Santa Leticia. Sus cadáveres aparecieron con los de los excursionistas.

En qué momento los reunieron con los viajeros bogotanos? Es la pregunta que se hacen las autoridades. También les inquieta la suerte de los vehículos en que viajaban los excursionistas, cuya desaparición fue reportada a las autoridades el pasado 7 de febrero.\ Rosalba adoraba a los niños\ Con la ilusión de fijar una fecha para su matrimonio al regresar a Bogotá, Rosalba Ramírez partió en la mañana del 2 de febrero pasado con el grupo de amigos con quienes frecuentemente organizaba excursiones.\ Como en los viajes anteriores, Rosalba no olvidó despedirse de sus padres y de su sobrino José Andrés. Adoraba a los niños y a los ancianos. Tanto así que, hace diez años, se graduó en Administración Turística y su trabajo siempre estuvo dirigido a la recreación de menores y de gente de la tercera edad.\ Las llamadas más constantes después de su muerte han sido las de los niños que compartieron con ella , asegura Jacobo, su hermano mayor.\ El dice que la muerte su hermana le cayó como un balde de agua fría . Recuerda que Rosalba dedicó la mayor parte de sus 30 años a viajar por diferentes regiones naturales y turísticas del país.\ En su habitación era normal encontrar artesanías, piedras, morrales y lanzas indígenas que siempre compraba o recogía en sus excursiones , dice Jacobo.\ Su familia la recuerda como una persona muy alegre, de buen humor y humana. Por esto siempre era contratada, como recreacionista temporal en la caja de compensación familiar (Compensar).\ Pablo era un bacán \ Pablo Julio Montes Buriticá soñaba con escalar el monte Everest. Es lo que más recuerda Francisco, su hermano mayor, a quien no le extrañaba que Pablo Julio saliera de excursión a varios parques naturales.\ Su madre, Ana Inés Buriticá, afirma: Era una persona entregada a los demás, capaz de hacer lo que fuera por otra persona .\ De 24 años y nacido en Bogotá, combinaba sus estudios de séptimo semestre de Ingeniería Forestal en la Universidad Distrital con su trabajo temporal en la caja de compensación Compensar, donde era recreacionista. Así pagaba sus estudios y ayudaba en la casa.\ Le encantaban los niños , recuerda a su vez Patricia Buriticá, una de sus tías, y agrega: era deportista y amante de la naturaleza, además de realizar caminatas y excursiones, también le gustaba trotar y nadar .\ Roxana Parra, una de las compañeras de la universidad, lo tiene presente: Lo conocía hace cinco años, era muy alegre y apasionado por las actividades ecológicas .\ Era como Supermán \ Veinticinco años le alcanzaron a Germán Edilson Bejarano Moreno para muchas cosas: terminar su carrera de psicología, viajar por Suramérica en compañía de una tía que como regalo de grado lo llevó a conocer Bolivia, Paraguay, Argentina y Brasil, y, sobre todo, hacerse amigo de miles de personas gracias a su pasión por la recreación.\ No fueron suficientes, sin embargo, para concretar el sueño de vivir al lado de Alexandra, su novia, a quien conoció en la Universidad Nacional, con la que llevaba una relación juiciosa de siete años y tres meses (cumplidos el domingo pasado), y quien por cosas del destino no lo acompañó en el fatal viaje.\ Precisamente fue con ella con quien se comunicó por última vez para decirle que estaba bien y que ya iba para Tierradentro. Doña Isabel, su mamá, aseguró, luego de conocida la tragedia, que llevaba varios días con un mal presentimiento.\ Germán, en cambio, no creía en esas cosas. Acostumbrado por su trabajo de recreacionista desde hace seis años a ir de un lado a otro, jamás expresó temor por su vida. Conocía la violencia y descomposición social del país, pero creía firmemente que la situación iba a mejorar.\ Todas las tardes, después de la universidad, compartía con todo tipo de gente. Eso sí, siempre sacaba tiempo para averiguar por Millonarios y escuchar su disco favorito de Guns Ni Roses.\ Además de su mamá, vivía con su hermano menor Diego, de 18 años, y siempre estaba pendiente de Nubia, su hermana mayor, y especialmente de David Alfredo, de 10, y Angie Paola, de 7, sus dos únicos sobrinos.\ Su inteligencia y simpatía lo llevaron a ser calificado a veces como niño genio. O mejor, y como dice su prima Sandra, como un Supermán . Por eso su familia no entiende aún cómo fue que le quitaron la vida.\ Adriana: amiguera y alegre\ A Adriana le encantaban los árboles. Ella era una mujer activa, le gustaba la rumba, era amiguera y alegre, me ayudaba con el jardín y a decorar la casa , dice Genoveva Beltrán, su madre.\ Adriana vivía en el barrio Andalucía, en el sur de Bogotá, con su papá, Luis Eduardo, su mamá y su hermano, Luis Alejandro, un muchacho de 19 años que paga servicio en la Policía. Cuando podía le ayudaba a su madre en el jardín infantil que tiene doña Genoveva en su casa.\ Ella tenía ojos grandes, cejas pobladas, piel morena clara y unos 60 kilos de peso. El 27 de febrero cumpliría 31 años; para ese día le estaban preparando una fiesta en casa de una amiga, con serenata de música romántica, como le gustaba. Su mamá tenía listas las arepas con queso que tanto le pidió antes de salir para la caminata. Además, para su cumpleaños le iba a preparar una mazamorra dulce.\ Sobre la mesa de la humilde vivienda quedó el libro Desde la montaña, del escritor César Pérez Pinzón que Adriana dejó sin terminar.Mechasi , como le decían sus amigos por el cabello negro, abundante y rizado, estudió preescolar pero se había dedicado desde hace 7 años a ser recreacionista.\ No pensaba ir a la excursión pero la confirmación de que su mejor amigo, Pablo Montes, iría, la convenció.\ En la hoja de vida que Adriana actualizó en Compensar, el 2 de mayo del año pasado quedó un poema acompañado por una mariposa: Tengo tantos sueños que para verlos realizados necesito de vida, salud, disciplina y del amor y el aliento que me dan las personas maravillosas que iluminan mi camino .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.