Secciones
Síguenos en:
DOLOR Y LÁGRIMAS EN SEPELIO DE EXCURSIONISTAS

DOLOR Y LÁGRIMAS EN SEPELIO DE EXCURSIONISTAS

Hace una semana estos siete amigos recorrían en grupo la montaña del Parque Nacional Puracé bajo el cielo del Cauca. Ayer volvieron a estar juntos: los siete ataúdes ocupaban el quinto piso de la funeraria Los Olivos de Bogotá. Eran los recreacionistas de la Caja de Compensación Familiar (Compensar) que fueron asesinados por desconocidos entre viernes y sábado de la semana pasada.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
16 de febrero 2001 , 12:00 a. m.

Hace una semana estos siete amigos recorrían en grupo la montaña del Parque Nacional Puracé bajo el cielo del Cauca. Ayer volvieron a estar juntos: los siete ataúdes ocupaban el quinto piso de la funeraria Los Olivos de Bogotá. Eran los recreacionistas de la Caja de Compensación Familiar (Compensar) que fueron asesinados por desconocidos entre viernes y sábado de la semana pasada.

Más de 200 personas, entre familiares y amigos, se reunieron en el sitio para acompañarlos hasta la iglesia de Santa Ana, donde se realizaron las exequias, y luego hasta los Jardines de Paz, en el norte, y El Apogeo, en el sur, a donde fueron repartidos para su sepultura.

Mientras tanto, no se ha aclarado la autoría del crimen. Las Farc siguen figurando a la cabeza de las sospechas, pero no hay confirmación del testimonio del conductor del bus y del ayudante que lo dijero así.

La triste historia de los recreacionistas se inició el viernes 2 de febrero. Ese día, Jaime Ramírez, Germán Bejarano, Goldson Granados, Pablo Montes, Adriana Rodríguez, Rosalba Ramírez y Víctor Serrano, salieron de Bogotá, por tierra, hacia Pitalito (Huila) con la esperanza de poder caminar hasta el Parque Natural del Puracé, en el departamento del Cauca.

Querían llenarse de energías , dijo un familiar de los excursionistas asesinados.

Habían planeado regresar el domingo pasado, 11. Sólo tenían comida para diez días. El domingo 4 de febrero, antes de emprender la caminata hacia el parque, algunos se comunicaron por última vez con sus familiares. Sus cuerpos sin vida fueron encontrados en un precipicio del sitio Santa Leticia, a 55 kilómetros de Popayán.

Junto con los recreacionistas las autoridades hallaron los cuerpos sin vida de Faiber Alberto Clavijo Hernández y Rosalba Carrera Ducuara, dos viajeros que según testigos de un bus de Cootranshuila, fueron secuestrados la semana pasada por guerrilleros de las Farc en un retén militar instalado por los subversivos entre Belén (Huila) y Leticia (Cauca). Aunque ninguna autoridad adjudica la masacre a la subversión, esto hace pensar que detrás del múltiple crimen estén las Farc.

Uno no entiende por qué han matado a estos muchachos , dijo un adolorido Jairo Olarte, recreacionista por una década de Compensar y amigo de la mayoría de las víctimas. Sólo divertían a la gente en las fiestas. Hacían muñequitos y ponían a reír a los niños .

Y así como Olarte no encontraba la razón por la que los habían asesinado, nadie entendía por qué la mayoría de los cajones estaban sellados. La verdad es dolorosa: el tiro de gracia con el que los desconocidos dieron muerte a los jóvenes excursionistas les desfiguró el rostro.

Nohemí Granados, madre de Goldson Granados, estudiante de noveno semestre de educación física de la Universidad Distrital, dijo: Reconocí a mi hijo por lo flaco y por unas cicatrices que tenía en los brazos .

La escena del quinto piso de la funeraria Los Olivos contrastaba con la del tercero. Mientras arriba decenas de jóvenes se abrazaban para llorar por sus compañeros muertos -sus edades oscilaban entre los 25 y los 30 años-, dos plantas más abajo una veintena de personas silenciosas velaba el cadáver de una anciana.

Yo -dijo la madre de Goldson- no les guardo odio ni rencor a los que mataron a mi hijo. Seguramente lo hicieron porque es gente que no ha tenido oportunidades en la vida. Gente a la que le faltó amorcito, y de eso todos somos culpables .

Hoy a las 10 de la mañana, unos 3.000 recreacionistas del país tienen prevista una marcha de protesta que arrancará de la Plaza de Toros. El sábado habrá otra que partirá del Parque Nacional. El objetivo: clamar justicia por un crimen del que no se sabe exactamente, ocho días después de ejecutado, quiénes realmente lo cometieron.

Se recrudecen masacres.

En los últimos cuatro meses se han incrementado las masacres en el país. Desde octubre del año pasado han muerto 126 personas en ocho ataques que han dejado cada uno más de ocho muertos. Siete de estas masacres fueron atribuidas por las autoridades a las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc).

Octubre 4. En el corregimiento de Vijes, en Cali, fueron asesinadas 9 personas tras ser sindicadas de ser delincuentes comunes.

Noviembre 22. Un recorrido por poblaciones palafíticas de la Ciénaga Grande de Santa Marta dejó 39 muertos.

Noviembre 24. En un bar de Santander de Quilichao (Cauca) asesinaron a 12 personas.

Diciembre 22. Otros 9 labriegos fueron masacrados en zona rural de Santander de Quilichao (Cauca).

Enero 3. En la zona rural de Yolombó (Antioquia) asesinaron a 11 campesinos.

Enero 13. En dos barrios del noroccidente de Valledupar masacraron a 8 personas.

Enero 17. En el corregimiento de El Chengue, jurisdicción de Ovejas (Sucre), asesinaron a 26 personas.

Enero 27. En el balneario El Pozo, en Hatonuevo (La Guajira), un grupo armado asesinó a 12 miembros de una familia wayúu. La Policia dijo que se trató de venganzas personales.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.