Secciones
Síguenos en:
GLORIA EN MÓNACO

GLORIA EN MÓNACO

ParísEn las celebraciones marinas por el reinado de los Grimaldi, el buque insignia colombiano tuvo papel destacado. Hace 700 años en Génova existían dos familias enemigas a muerte, los Guelfe y los Gibelino, quienes, como Capuleto y Montesco, se disputaban el dominio de la roca de Mónaco. Un día, uno de los principales Guelfe, llamado Francois La Malicia Grimaldi, se apropió de la famosa roca Y por qué La Malicia ? Porque para lograrlo se disfrazó de monje y llegó a tocar la puerta del castillo. Con esta astucia, le abrieron, ganó la batalla y desde entonces reinan los Grimaldi , cuenta Alain Michel, presidente de la Comisión Legislativa del parlamento monegasco.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
24 de septiembre 1997 , 12:00 a. m.

De manera que son 700 años reinando en este minúsculo país de un kilómetro cuadrado y medio: 3 kilómetros de largo por tan solo 500 metros de ancho. Pequeños, pero los más antiguos: ni Windsor ni Borbón alguno les ganan. Hay muy pocas dinastías que están a la cabeza de un país desde hace 7 siglos, por eso se decidió celebrar este aniversario con muchos eventos internacionales , decía con orgullo el Comisario General de los encuentros náuticos de Mónaco 700 años, René Clerissi.

Porque los Grimaldi son sobre todo marinos, de manera que los platos fuertes de las celebraciones se realizan en el mar. El mismo príncipe heredero, Alberto, es el director general. Además de exhibiciones de autos antiguos de la colección de su Alteza Real, el príncipe Rainero, se llevan a cabo regatas, desfiles de barcos antiguos y góndolas de Venecia, competencias de botes a vapor privados y los yates lujosos de los residentes del rico principado.

Sin olvidar un detalle importante: la elegancia. Actividades náuticas, pero con glamour real. Como lo explicaba la princesa Beatriz de Orleans Borbón, presidenta del jurado de elegancia de la Mónaco Classic Week: Se juzga la elegancia del barco y la de sus tripulantes. Este año le hemos dado el premio a un barco a vapor de E.U., muy lindo y con tripulantes vestidos de acuerdo a la época .

Sin embargo, el premio más importante es el que cada entrega el príncipe Rainero a La personalidad del mar . En eventos anteriores, lo merecieron importantes deportistas, pero aniversario real obliga: en 1997, el escogido fue el Rey Juan Carlos de España..

Esta semana náutica contó al mismo tiempo con una gran dosis de exotismo, pues por primera vez en la historia, los latinoamericanos estuvieron presentes en las fiestas. El domingo 14 de septiembre, en el desfile de los grandes veleros, aunque estaban presentes el monumental Sevo de la marina rusa y el capitán Miranda del Uruguay, el Buque Escuela Gloria de Colombia se robó el show.

El velero colombiano salió en todas las primeras páginas de los diarios locales. El comandante del Gloria, capitán David René Moreno, explicaba que su barco causó sensación debido a que es el único que entra sin las velas dadas al viento y realiza la maniobra, a manera de saludo, que consiste en entrar con los cadetes subidos en las velas, cantando el himno oficial del barco.

Es impresionante, se me salió el patriotismo , decía sorprendido y con lágrimas en los ojos Alfonso Castro, un arquitecto colombiano que reside en la costa azul francesa desde hace veinte años y que se había desplazado con su familia para ver la parada marina.

Todos contentos, turistas, marineros y monegascos, por una operación bien lograda. Colombia, por ejemplo, lo hizo triple: con su barco, su café y la diplomacia. En Mónaco se tomaba solo café colombiano.

Tanto que el príncipe Alberto, que no se le veía sino cuando pasaba veloz detrás de una nube de guardaespaldas, le hizo honor a Colombia asistiendo a un coctel que ofreció el martes 16 el nuevo embajador Rodrigo Pardo, quien en una entrevista de cortesía que tuvo con el príncipe Rainero le anunció su interés de volver a encontrar una persona para desempeñarse como cónsul honorario en ese país .

Actitud apenas lógica, ya que como lo expresaba el Comisario General Clerissi: los únicos que no tienen consulado son Argentina y Colombia. Tenemos una colonia latinoamericana que no es importante en número, pero sí en actividades. La mejor prueba es que existe en Mónaco una Casa de América Latina. El pintor Fernando Botero está instalado aquí desde hace dos años y expone con frecuencia. Para nosotros tener hoy a Colombia participando en el evento Grimaldi 700 años es algo muy grato y la familia reinante lo ha apreciado mucho .

La Mónaco Classic Week terminó el domingo pasado con la transmisión en pantallas gigantes de la salida de la carrera de veleros Whitbread, que le dará la vuelta al mundo, y en la que participa un barco con los colores del Principado. Las celebraciones de los siete siglos se extenderán hasta el 31 de diciembre.

Como dice el parlamentario Alain Michel: Este aniversario tiene que servir para destruir de una vez por todas la leyenda de que Mónaco es el casino de Montecarlo que construyó el Príncipe Charles III. Somos líderes mundiales en obras públicas. En esta mínima superficie hemos construido túneles y puentes, edificamos un barrio sobre el mar, estamos ahora enterrando todas las vías férreas y desplazando la estación de trenes al interior de una gruta para recuperar ese espacio. Hay que saber que el monje con su espada sigue custodiando el escudo del Principado, la malicia y la iniciativa han perdurado durante siete siglos en el carácter de todos los Grimaldi .

Los Grimaldi celebran siete siglos de reino

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.