INVESTIGO A 4 OBISPOS: DE GREIFF

INVESTIGO A 4 OBISPOS: DE GREIFF

La Iglesia y la Fiscalía no andan en muy buenos términos. Las declaraciones de Gustavo De Greiff, en las que acusó al obispo de San Gil, monseñor Leonardo Gómez Serna, de actuar como estafeta de la guerrilla no le vinieron bien al clero. La Conferencia Episcopal se lanzó con una enérgica carta al Fiscal, en la que los obispos afirman que en virtud de la libertad religiosa, la Iglesia puede y debe atender pastoralmente a todos los fieles sin hacer excepciones.

02 de marzo 1994 , 12:00 a.m.

También dijeron los obispos que la atención pastoral implica que los sacerdotes pueden estar en contacto con los hombres de buena voluntad que participen de la fe católica o que deseen acercarse a los postulados de la vida cristiana.

La respuesta del Fiscal fue contundente. Además de reafirmarse en sus denuncias contra monseñor Leonardo Gómez Serna, Gustavo De Greiff dijo que en la Fiscalía cursan cuatro investigaciones contra obispos de otras zonas del país por presuntos vínculos con la guerrilla.

Monseñor Gómez Serna había revelado el jueves pasado que se reunió con el frente XXIII de las Farc y que esa agrupación guerrillera no es autora de algunos crímenes en la provincia de Vélez que han sido cometidos en realidad en grupos paramilitares .

Al referirse a esas declaraciones, el Fiscal había señalado el lunes a la cadena radial Colmundo: Me parece lamentable que un obispo se convierta en estafeta de las fuerzas subversivas .

No habrá excepciones Ayer, De Greiff se reafirmó en las denuncias. Contra el obispo de San Gil hay investigaciones por haber colaborado con grupos al margen de la ley .

Además añadió, tenemos otras investigaciones contra cuatro obispos más por hechos similares .

El Fiscal agregó que hay que diferenciar entre un diálogo pastoral con los fieles católicos y un diálogo político que tiene implicaciones diferentes.

Si se trata de un diálogo pastoral señaló el Fiscal, seguramente todo girará en torno de la intención de convencerlos para que regresen a los marcos legales, y ello no sería delito.

No obstante, agregó, si las conversaciones tienen un tinte político, sí se configuraría un delito. Y quien incurra en él, deberá asumir la respectiva responsabilidad penal.

Aunque se refirió al fuero que cobija a los miembros de la Iglesia, insistió en que si la ley que los colombianos se han dado prohíbe hablar con los subversivos, pues tiene que cumplirla todo el mundo, desde el Presidente de la República, pasando por los obispos, hasta el más humilde de los colombianos .

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.