UNA FLORECITA ESPIRITUAL

UNA FLORECITA ESPIRITUAL

Entre imágenes religiosas, decenas de discos compactos, esculturas y una cortina artesanal de colores, Andrea Echeverri un poco cansada y algo tímida, sentada en posición de meditación habla de su evolución personal y de su nuevo álbum.

29 de enero 2001 , 12:00 a.m.

Entre imágenes religiosas, decenas de discos compactos, esculturas y una cortina artesanal de colores, Andrea Echeverri un poco cansada y algo tímida, sentada en posición de meditación habla de su evolución personal y de su nuevo álbum.

"Gozo Poderoso es un disco melódico pues tiene raíces tradicionales en cantidad. Además, incluye música electrónica, un poco de rock y una canción realizada con múcuras de cerámica. Es un disco transmisor de energías", dice Echeverri acompañando su voz con el lenguaje de las manos. Es un trabajo netamente colombiano, producido por su inseparable compañero de equipo: Héctor Buitrago. Las letras y la música de las canciones fueron compuestas por ambos.

"Quisimos transmitir buena energía y dar una noción clara de que tenemos que unirnos, dejar de ser egoístas. Por eso invitamos a 15 artistas y durante el proceso de hechura les pasamos los demos y las letras. Basados en eso, hicieron dibujos, pinturas y grabados que aparecen en el cuadernillo del álbum".

Para el mercado internacional, el disco se lanzará en marzo. Pero no ha sido impedimento para que los Aterciopelados presenten el nuevo material en países como Bolivia y México. La gira internacional incluirá países como Estados Unidos, España y Venezuela. También irán a Centro América y Argentina.

Por ahora, Andrea y Héctor ensayan fuertemente para un festival programado por la Alcaldía de Bogotá. "Es un trabajo independiente, lo que no implica ventas millonarias, pero sí un nivel y un respeto por el trabajo. No nos interesa asociarnos con el super productor que nos garantice el éxito, sino buscar un lenguaje propio".

Verdadera colombiana.

El nombre de Colombia ilumina a la florecita rockera . En su casa y con las palabras que expresa, brota el patriotismo por su país.

"Ha sido una inquietud de Aterciopelados desde el comienzo: buscar quién es uno, qué le gusta, qué quiere decir en un mundo como este que tiene tanta información, donde es muy fácil perderse e irse por algunas de esas corrientes. Siempre hemos buscado dentro de nosotros mismos y ser colombiano es parte de lo que somos, porque uno nació acá y ha vivido acá. En este último álbum esta super presente Colombia. Ahora que estamos rodeados de guerra y violencia, el disco resulta optimista y como muy bonito, a excepción de la canción Luto".

Para Andrea, el objetivo de Aterciopelados no es que el mundo conozca la música colombiana, sino crear un sonido y un estilo que identifique al grupo. De los cantores colombianos, admira la música de Petrona Martínez, dice que es "muy pura", también a Totó La Momposina, por su evolución. De los internacionales, admira a Café Tacuba.

Una nueva imagen.

Andrea ha tenido varias metamorfosis en su carrera. Pasó de rubia a pelinegra, del cabello corto al largo; pero sus tatuajes y sus piercings fueron constantes hasta ahora. Ya no los exhibe. "Poco a poco los he ido perdiendo. El que tenía debajo de la boca me estaba pelando la encía, entonces me lo quité. Me di cuenta de que el que tenía en la ceja me comprimía los músculos y el de la nariz se me cayó, por algo sería". El cambio es integral, pues ahora practica el yoga y la meditación.

Andrea ha ido madurando con sus discos. "En el primero, Con el corazón en la mano, cantaba al estilo metal, con gritos. Ahora, en Gozo , hay más raíces colombianas y fusiones de nuestra música con otros géneros musicales. Cuando oigo como cantaba en el primer álbum digo: " Qué malo!". Héctor era el que me decía grite así y a mí me parecía chévere, ahora no me gusta. Ese disco tenía sonidos muy hard rock y metal.

"Después vino El dorado, más rockero y mejor, pues había más presupuesto. En La pipa de la paz se obtuvo buen sonido, pues fue grabado en un estudio buenísimo. Finalmente, en Caribe atómico, empezamos a fusionar la música electrónica con el rock".

FOTO:.

En el comienzo de una etapa más espiritual, Andrea Echeverri no ve con los mismos ojos sus primeros discos.

Camilo Agudelo/El Tiempo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.