LIGIA RAMIREZ SOTO DE LARA

LIGIA RAMIREZ SOTO DE LARA

Es casi imposible no saber de dónde es. Ella sola se delata: voz fuerte y firme (como si estuviera regañando a alguien); organizada, echada pa lante, sincera, frentera , estricta... Lo cucuteña lo heredó de lado y lado, papá y mamá, y lo ha cultivado con sumo cuidado. Así, con mano fuerte, lleva más de veinte años dedicada a promover la cultura en su región: teatro, conferencias, exposiciones, música... Es como darse gusto trabajando, pues estos tópicos le interesan tanto, que le da lo mismo estar en la casa o en la oficina. En cualquiera de los dos sitios está pensando o haciendo algo en esos campos.

04 de marzo 1994 , 12:00 a. m.

Es una afición que le viene de niña y que ha ido decantando. Le encanta leer y ver obras de teatro, pero definitivamente su pasión son las artes plásticas y la música.

En esta materia se ha ido convirtiendo en una autoridad. Dura meses preparando una conferencia sobre temas tan concretos como la masonería en la música de Mozart, el violín en las artes plásticas, la música impresionista y su testimonio musical y plástico sobre la obra de Eduardo Ramírez Villamizar. Esta ha sido la más famosa, pues asoció las obras del maestro con piezas musicales. Cuando termina una se dispone a empezar otra. Ahora, por ejemplo, tiene en el tintero un trabajo sobre la música en Shakespeare, otro sobre la música en la Revolución Francesa y uno más sobre la música en las culturas primitivas.

Como su entretención es la música, no como adorno de fondo sino para escucharla con atención, también se dedica a un programa de radio, El Concierto , que tiene todos los días, y a sus clases de historia de la música y de apreciación musical en el Instituto de Cultura y Bellas Artes. Además, es la directora de la Casa de la Cultura.

Por toda esa actividad, en Cúcuta le organizaron un homenaje. Esta semana estuvo llena de eventos culturales en su honor, y será condecorada esta tarde. De un lado, el Gobernador de Norte de Santander le entregará la Orden Francisco de Paula Santander y, de otro, Colcultura, la Medalla Nacional de la Cultura.

En la discoteca de Ligia Ramírez Soto de Lara se encuentran principalmente discos y casetes de música clásica. Entre todos ellos, los de Bach ocupan un lugar especial porque es su favorito, junto a Mozart y Beethoven. También les ha abierto campo a los modernos Olivier Messian, Penderecki y a Claudio Monteverdi.

De enriquecer esa discoteca se ha encargado su amigo y maestro Otto de Greiff. Por lo menos una vez al mes conversan para intercambiar descubrimientos musicales.

Si en cuestiones musicales su gusto es clásico, en cuestiones de artes plásticas se va por el lado de la pintura moderna: Paul Klee, Kandisnky y Moore.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.