SAN PALLOMARI

SAN PALLOMARI

Uno se pregunta. El actual alcalde de Chicago, Richard Daley, y su padre, quien también fuera alcalde de Chicago por muchos años, han tenido una relación muy estrecha con el crimen organizado, como también la tuvo el señor Hoover, quien fue director del FBI durante muchos años. El libro

25 de julio 1997 , 12:00 a.m.

Boss presenta información detallada de las relaciones del padre del alcalde de Chicago con los gángsteres. Doña Geraldine Ferraro, quien actuó como candidata a la vicepresidencia de los Estados Unidos y quien comparte un programa en televisión con Pat Buchanan, uno de los personajes aparentemente más conservadores de la política norteamericana, es hija de Daley y está casada con personas vinculadas con el bajo mundo de los negocios clandestinos.

El señor Joseph Kennedy, fundador de su dinastía, que se considera como la nobleza gringa, hizo su dinero en la época de la prohibición , traficando con bebidas etílicas. La decisión de prohibir el alcohol en los Estados Unidos fue el punto de partida para la creación de las grandes organizaciones criminales, quienes encontraron una gran fuente de ingresos en el tráfico ilícito del mismo.

Es claro que los Estados Unidos no quieren entablar una guerra contra el crimen organizado. También es claro que Colombia lo ha hecho, conducta que le ha acarreado derramamientos de sangre, costos económicos y sociales y una gran degradación moral.

Mas toda la información anterior remitida por un colombiano de nacimiento con cédula de ciudadanía estadounidense, cuyo nombre me reservo por razones obvias ha aparecido en la prensa norteamericana, y es por consiguiente del dominio público. Talvez por eso no sobraría obsequiarle el libro Boss al embajador Frechette. De pronto así bajaría un poco el tono de autoridad moral que tánto lo caracteriza cuando critica a Colombia.

Uno se pregunta. Cómo se le puede creer a Pallomari cuando su colaboración con la justicia parte de la base de enlodar a personajes y de confesar hechos necesariamente o evidentemente no ciertos? Pese a diferencias políticas, a mí me parece muy respetable el doctor Humberto De la Calle y por eso contrario a lo que dijo San Pallomari estoy convencido de que él no participó en ninguna reunión en la que algún enviado del Cartel de Cali estuviera entregándole dinero a la campaña samperista, en presencia de su candidato y de su segundo de a bordo. Y muchísimo menos cuando se dice que esa plata estaba también destinada para pagarle al Pibe Valderrama, a fin de que éste hiciera propaganda de carácter proselitista, cuando lo claro es que al negociarse esa publicidad que se hizo y con muy buenos resultados ésta fue abierta y legítimamente asumida y pagada por el Grupo Santodomingo.

Uno se pregunta. Pallomari denuncia un soborno de un millón de dólares al Ministerio de Justicia por la extradición de Gilberto Rodríguez de España a Colombia, cuando Enrique Parejo González era el titular de esa cartera. Seguidamente éste desmiente o al menos advierte que tal pago no era necesario porque la extradición debía tramitarse obligatoriamente, una vez pedida por un juez, y que en todo caso, él se encargaba personalmente de ello. Lo cual demuestra, sinembargo, cómo hasta esa especie de dueños de la moral que existen en Colombia resultan afectados a la postre por testigos sujetos a esta justicia de colaboración, no obstante que Parejo vive promoviendo acciones populares y pidiendo investigaciones contra todo el mundo. Será que ahora va a pedir otra investigación? Será que ahora procederá una acción popular para investigar este soborno? El ex ministro dice que se enteró de ese rumor cuando era embajador de Colombia en Europa. Qué hizo cuando se enteró? Por qué entonces sí no solicitó la investigación? Puede ocurrir que al igual que Parejo Antonio Navarro Wolf no sea santo de la devoción de muchos de sus compatriotas, pero es difícil creer la aseveración de San Pallomari de que él se encargaba de los contactos para sobornar a constituyentes, como uno de los presidentes que fuera de dicha Asamblea, en 1991. Navarro ha dicho olímpicamente que no resultaba necesario pagarme, porque mi oposición a la extradición era gratis desde cuando fui Ministro en el Gobierno de Gaviria (...). El país debe recordar que cuando era ministro de Salud, se firmaron resoluciones para conceder extradiciones por vía administrativa y yo dije que no estaba de acuerdo con eso .

De manera que, con todos estos enlodamientos, cuánto se le puede creer a Pallomari? O es que, para ser rigurosamente maniqueístas, se le puede y se le debe creer sólo lo que toca y afecta a Samper y no lo que toca y afecta a todos los demás? Sería esa una actitud salomónica, si de lavarse las manos los unos contra los otros se trata.

Y aunque es muy posible prácticamente seguro que hubo sobornos de la mafia en la Constituyente; que fue infiltrado dinero del narcotráfico en la campaña de Samper, en forma más abundante y si se quiere descarada que en tántas otras anteriores; que el Cartel de Cali ha comprado parlamentarios y ex parlamentarios; en fin, que el maldito dinero de la droga ha penetrado los tejidos más íntimos de la sociedad colombiana, como lo comprueba con elocuencia la dedicatoria que le hizo el Pitufo De Avila a Gilberto y a Miguel , creer que las palabras de San Pallomari son la última verdad revelada, o desconocer que detrás de ellas hay una marcada intención política, torticera y torcida, es caer en un juego del cual no vamos a salir nunca mientras este tipo de testimonios viciados pretendan condenar a diversos exponentes de la sociedad colombiana aun hasta los mamasantas sin ningún careo ni fórmula convincente de juicio selectivo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.