Secciones
Síguenos en:
LA ERECTA COLUMNA

LA ERECTA COLUMNA

Sin parodiar a un ex presidente, que cuando estornuda le produce gripa a la patria, el país no esta descuadernado; sigue desvertebrado.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
18 de febrero 2001 , 12:00 a. m.

Sin parodiar a un ex presidente, que cuando estornuda le produce gripa a la patria, el país no esta descuadernado; sigue desvertebrado.

Si a esto se agrega el que la columna vertebral del proceso de paz es más débil que la defensa de la autoeliminada Selección Sub-20 de fútbol, es necesario hablar de éste órgano, especialmente a los que únicamente relacionan el espinazo con el cuchuco e ignoran la importancia de esta estructura en la salud.

La columna vertebral es el eje del cuerpo. Son 33 vértebras amontonadas, unas sobre otras, y dispuestas de tal forma que no solamente proporcionan la pretenciosa posición erguida a los humanos sino que también cumple un papel de soporte y de caja fuerte, donde se guardan estructuras, más frágiles que la unión de la zona de distensión con el resto del mapa colombiano, como son la médula espinal y las raíces que originan los nervios que permiten el movimiento y la sensibilidad en todo el organismo.

Al igual que la voluntad de paz de algunos grupos, la columna no es recta. Tiene tres curvas normales de adelante hacia atrás. Una cifosis y dos lordosis . Para entenderlas basta con saber que lo que parece una joroba es una cifosis y lo que genera un hueco en la espalda es una lordosis.

La columna está formada por 7 vértebras cervicales, 12 vértebras torácicas, 5 lumbares, 5 que forman un hueso llamado sacro (el cual aún, a pesar de la inseguridad, se mantiene sin profanar), y 4 coxígeas que forman el hueso de la risa. Estos segmentos se diferencian en la movilidad. El cervical es el más flexible de todos y es con el que decimos siempre sí a las imposiciones del gobierno, y no a los actos de barbarie.

El dorsal, tiene menos movimiento que una mesa de diálogo. El lumbar, es la más usado por algunos dirigentes porque permite agachar y levantar el tronco para hacer venias según convenga, y el sacro y el coxis tienen movimientos que son patrimonio de eruditos anatomistas y no de compatriotas endeudados.

En fin, gracias a la columna el país se mantiene erecto a pesar del aletargamiento. Lastima que por ella también levanten la frente sin ningún tipo de verguenza los violentos, los corruptos, y algunos políticos que ya están en campaña porque sueñan que algunos comandantes les van a dejar país para podérselo repartir.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.