Secciones
Síguenos en:
CIA, UN POLÉMICO CUMPLEAÑOS

CIA, UN POLÉMICO CUMPLEAÑOS

La Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, la misma que ha conspirado para derrocar gobiernos, asesinar líderes revolucionarios e invadir o debilitar a naciones enemigas , está de fiesta.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
21 de septiembre 1997 , 12:00 a. m.

Esta semana personalidades y protagonistas de su misteriosa y truculenta historia se dieron cita en su sede de Langley, Virginia, para conmemorar su medio siglo de existencia.

El pueblo estadounidense nunca sabrá la historia completa de su valentía , dijo el presidente Bill Clinton en un discurso de homenaje a la agencia. Ustedes trabajan en la oscuridad...sirviendo con patriotismo silencioso sin buscar la atención ni el reconocimiento .

Pero por mucho que hubiera querido permanecer ignorada, la CIA no pudo evitar que su celebración sirviera de pretexto para recordar muchos de los cuestionados sucesos de su historia.

Según sus críticos, la CIA se ha dedicado a hacer el trabajo sucio de la política exterior de Estados Unidos. Y sus agentes han sido fuertemente entrenados y equipados con la más avanzada tecnología para cruzar cuantas veces sea necesario los límites de la diplomacia y las leyes internacionales.

La CIA fue fundada en 1947 por el presidente Harry Truman, seis años después del sorpresivo ataque japonés a Pearl Harbor y en los inicios de la Guerra Fría. Su mandato era conducir operativos de inteligencia y contrainteligencia fuera de los E.U. para mantener la seguridad nacional y la del bloque occidental.

Egresados de las mejores universidades engrosaron sus filas y ayudaron a desarrollar algunos de los más sofisticados equipos de espionaje. En los 50, la década gloriosa de la CIA, la agencia se unió a su contraparte británica para construir un túnel en Berlín que permitió interceptar las comunicaciones entre la Unión Soviética y Alemania Oriental. Además construyó los aviones de reconocimiento U-2 que proporcionaron al presidente Dwight Eisenhower suficiente información para desvirtuar las amenazas de Nikita Kruschev sobre su capacidad para sepultar a Occidente.

Posteriormente, bajo órdenes de Eisenhower, la CIA llevó a cabo con éxito golpes de estado en Irán y Guatemala, donde el presidente Jacobo Arbenz había anunciado la expropiación de la United Fruit Company. Así iniciaba la CIA un cuestionable récord de intervenciones en América Latina.

Década negra Tras la captura del piloto de un U-2 derribado en la Unión Soviética, comenzó la triste década de los 60 para la institución. Su principal fiasco ocurrió el 17 de abril de 1961, con su frustrada invasión a Cuba.

El desembarco en Bahía Cochinos de más de 1.400 exiliados cubanos entrenados y financiados por la agencia que debían derrocar al régimen de Fidel Castro, terminó en el más absoluto fracaso.

Un año más tarde, como consecuencia del intento de invasión, vendría la crisis cubana de los misiles, tal vez la más tensa de las confrontaciones entre E.U. y la Unión Soviética en los más de 40 años que duró la Guerra Fría.

En este episodio la CIA jugó un papel fundamental ya que fueron sus aviones espías los que detectaron que los soviéticos habían empezado a construir plataformas de lanzamiento de misiles en la isla. Seis días más tarde los soviéticos cedieron a la presión del entonces presidente John F. Kennedy y la crisis terminó.

Esa vez la CIA, de cierto modo, ganó. Pero el fiasco de Bahi Cochinos generó preocupación y puso a la agencia en la mira de la opinión pública.

Durante los años 70, varias investigaciones del Congreso pusieron al descubierto varias operaciones poco presentables para un país que se presentaba ante los ojos del mundo como el adalid de la democracia y el respeto a los derechos humanos.

Pronto se descubrió que entre 1960 y 1965 la CIA había participado en ocho complots para asesinar a Castro; que participó activamente en el derrocamiento de Salvador Allende en Chile; que había planeado asesinar al presidente de la República Dominicana, Rafael Trujillo; que le había pagado a militares guatemaltecos involucrados en torturas y asesinatos y había fortalecido a los Contras para derrocar a los sandinistas de Nicaragua. Ese último incidente encuentra implicaciones tan recientes como las denunciadas por el San José Mercury News el año pasado. Según el diario, la CIA ayudó a financiar a los Contras no sólo con la venta de armas a Irán sino con la venta de crack en las calles de los E.U. El artículo fue desvirtuado posteriormente por un editor de la publicación pero todavía muchos sospechan que fue cierto.

El más duro golpe a su prestigio nacional, sin embargo, lo ocasionó el descubrimiento de que estaba actuando dentro del territorio estadounidense. Se descubrió que había hecho experimentos de drogas en ciudadanos, había espiado a opositores a la Guerra de Vietnam y había interceptado las comunicaciones en la sede del Partido Demócrata por orden del entonces presidente Richard Nixon. (Dicha orden llevaría a Nixon a renunciar dentro de lo que se conoció como el escándalo de Watergate).

Si bien se reconoce que su mayor contribución fue la de mantener fría la Guerra Fría , como dijo esta semana uno de sus últimos directores, tampoco se olvida que la agencia fue totalmente sorprendida por el colapso de su archienemigo, el bloque soviético. Ni siquiera lo sospechaban.

A lo que se ha sumado el descubrimiento de que el templo sagrado de la inteligencia estadounidense ha sido infiltrado en repetidas oportunidades en los últimos años.

El caso más sonado ocurrió en 1994, cuando Aldrich Ames, un viejo agente de la CIA, fue detenido tras comprobarse que trabajó para los rusos durante años. Sus informaciones le costaron la vida por lo menos a 10 hombres que espiaban para E.U. en lo que fuera la Unión Soviética. Ames se hizo a cerca de un millón de dólares por entregar los nombres de 25 agentes y datos importantes sobre la defensa estadounidense.

Pero Ames no ha sido el único. El año pasado, en noviembre, Harold Nicholson, un alto miembro de la agencia, fue arrestado por haberle vendido a Moscú los nombres y ubicación de varios de los principales agentes de la CIA en el mundo.

Sus críticos aseguran que la agencia y sus 16.000 empleados aún no han podido recuperarse de estos dos duros golpes, pero más grave aún, no han logrado redefinir convincentemente su papel en la Postguerra Fría.

Clinton, no obstante, les dio una mano esta semana al afirmar que la CIA debe prepararse y concentrarse en el combate a nuevas amenazas transnacionales como el narcotráfico, el terrorismo, el crimen organizado y el tráfico de armas de destrucción masiva. Y resaltó como ejemplo, que gracias a la labor de inteligencia de la CIA los líderes del Cartel de Cali pudieron ser capturados.

Pero aún así el prestigio de la institución permanece afectado y ello dificulta la posibilidad de mantener la calidad de personal que tuvo en los momentos álgidos de su lucha contra el bloque comunista. Para recuperar su imagen, aseguran analistas, la CIA deberá ayudar a esclarecer muchas de las dudas que aún persisten sobre sus acciones del pasado. Difícil solicitud para una institución construída sobre los pilares del silencio.

Sabía usted que...

Que dentro de los mecanismos ideados por la CIA para asesinar a Fidel Castro se hallaba un traje de buzo envenenado; habanos contaminados y mariscos explosivos.

Que el diario Granma, órgano oficial del Partido Comunista Cubano, se refirió al aniversario de la CIA como las bodas de sangre .

Que la CIA hizo experimentos con técnicas de control mental.

Que para ayudar a que sus agentes desaparecieran en los callejones del mundo, los expertos del disfraz de la CIA pedían máscaras utilizadas en Hollywood. Gracias a esos expertos seis estadounidenses pudieron escapar de Teherán en 1980 antes de ser capturados y convertidos en rehenes.

Que este año la CIA se disculpó ante los veteranos de la Guerra del Golfo Pérsico reconociendo que desde 1986 sabía de la existencia de armas químicas en un depósito de Iraq que fue bombardeado por soldados estadounidenses en 1991, exponiéndolos a los gases.

Que actualmente la CIA tiene más de 16.000 empleados y un presupuesto anual de tres mil millones de dólares.

Que el salario mensual de un agente novato de la CIA supera los $2 500.000 pesos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.