Secciones
Síguenos en:
NO DESCUIDE LA AFILIACIÓN A LA SEGURIDAD SOCIAL

NO DESCUIDE LA AFILIACIÓN A LA SEGURIDAD SOCIAL

Contar con la seguridad social en salud, pensiones y riesgos profesionales es un derecho para todos los trabajadores y un deber para los empleadores.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
21 de septiembre 1997 , 12:00 a. m.

Saber cómo funciona cada uno de esos sistemas es básico para hacer buen uso de ellos y reclamarlos cuando no se cuenta con la afiliación.

Lo primero y más importante es que todos los trabajadores, nuevos y antiguos, verifiquen que existe la afiliación. En el caso de salud, se puede constatar con el carnet expedido por la Entidad Promotora de Salud (EPS) ya que en él se consigna la fecha de afiliación y vigencia.

Cuando no se cuente con este documento se puede solicitar la verificación de afiliación al empleador pues él debe tener un formato de autoliquidación de aportes.

La constancia de afiliación es básica para contar con los servicios, tanto para el trabajador como para su familia, en casos de urgencias y enfermedades por eso es importante que conozca a qué entidad ha sido afiliado.

Cabe anotar que toda la unidad familiar debe estar vinculada a la misma EPS, sin importar que los cónyuges trabajen en empresas diferentes.

El monto de la cotización es equivalente al 12 por ciento del salario que percibe el trabajador, que no puede ser inferior al mínimo legal vigente (172.005 pesos). El empleador debe pagar dos terceras partes de ese valor y el trabajador paga una tercera parte. A quienes ganan más de cuatro salarios mínimos se les descuenta el uno por ciento para entregarlo al Fondo de Solidaridad y Garantía que subsidia la salud de los más pobres.

En el sistema se establecieron dos tipos de cuotas adicionales. Una es la cuota moderadora que se le cobra al usuario cuando requiere el servicio y es establecida por la ley según la capacidad de pago del beneficiario. La otra se denomina copago y es el aporte en dinero que da el usuario por la atención de una enfermedad de alto costo cuando no ha cumplido con los períodos mínimos de afiliación al sistema que le da derecho a recibir la atención de la enfermedad.

Así es en salud De acuerdo con la Ley 100 de 1993 que reformó la seguridad social en el país, el sistema de salud lo componen las EPS, las Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud (IPS), las direcciones seccionales, distritales y locales de salud y el Fondo de Solidaridad y Garantía.

Las EPS son las responsables de la afiliación y el registro de las personas y deben asegurar la atención a los afiliados y beneficiarios del sistema.

Las IPS se encargan de prestar directamente la atención en salud a los afiliados de la EPS. Son las clínicas, hospitales y centros profesionales de la salud contratados por la promotora para asistir a los trabajadores y beneficiarios.

En el sistema de salud existen dos regímenes: el contributivo y el subsidiado. Al contributivo deben afiliarse los asalariados y la población con capacidad económica a través del pago de una cotización.

El subsidiado cuenta con ayudas totales o parciales para la población sin capacidad para pagar la cotización obligatoria.

Las personas vinculadas sin capacidad económica para pagar la afiliación pueden acceder a los servicios de salud que prestan las instituciones públicas y las privadas que tienen contratos con el Estado.

Los planes que hay Las entidades que prestan los servicios de EPS pueden ofrecer a sus afiliados cuatro planes de salud.

El Plan Obligatorio de Salud (POS) cobija a todos los cotizantes y sus familias. Comprende atención preventiva, médico-quirúrgica y medicamentos esenciales. En él existen unos períodos de carencia, es decir un determinado número de semanas de aportes para cubrir las diferentes enfermedades.

Algunas EPS ofrecen también Planes Complementarios de Salud en los que se amplía el directorio de médicos y entidades de salud que atienden a los afiliados. Es decir, permite que el trabajador tenga acceso a centros asistenciales diferentes a los establecidos en el POS. Para tener acceso este plan se cobra una cuota adicional al cotizante, cuyo valor es pagado en un 100 por ciento él.

El Plan de Atención Básica es diseñado por el Ministerio de Salud y se propone brindar información y atención para enfermedades o hábitos dañinos (como el tabaquismo) que afectan a toda la colectividad.

Por último, se tiene en cuenta la atención de sucesos catastróficos y urgencias generadas por accidentes de tránsito.

Los costos por sucesos catastróficos corren por cuenta del Fondo de Solidaridad y Garantía, que traslada los recursos directamente a la institución que haya prestado los servicios médicos al afiliado.

Cuando ocurre un accidente de tránsito, el cubrimiento de los servicios médico-quirúrgicos y demás prestaciones continúa a cargo de las aseguradoras autorizadas para administrar los recursos del Seguro Obligatorio de Accidente de Tránsito (SOAT).

Lo que cubre la ARP Como a veces se confunden los gastos que corren por cuenta de la EPS y los que cubre la Administradora de Riesgos Profesionales (ARP) es bueno aclarar que las prestaciones asistenciales por accidente de trabajo o enfermedad profesional son: . Asistencia médica, quirúrgica, terapéutica y farmacéutica.

. Servicio de hospitalización.

. Servicio odontológico.

. Suministro de medicamentos.

. Servicios auxiliares de diagnóstico y tratamiento.

. Prótesis y Ortesis, su reparación y su reposición sólo en casos de deterioro o desadaptación, cuando se recomiende rehabilitación.

. Rehabilitaciones física y profesional.

. Gastos de traslado, en condiciones normales, que sean necesarios para la prestación de estos servicios.

Los servicios médicos son prestados por la EPS a la cual se encuentre afiliado el trabajador, excepto los tratamientos de rehabilitación profesional y medicina ocupacional que podrán ser dados por la ARP.

La prestación de los servicios de salud por parte de la EPS exige la existencia de un convenio con la ARP.

En casos de urgencias, cualquier IPS puede brindar la atención que se requiera con cargo a la ARP. La IPS que preste el servicio deberá informar dentro de los dos días hábiles siguientes a la ocurrencia del accidente de trabajo o al diagnóstico o de la enfermedad profesional, tanto a la EPS como a la ARP a las cuales se esté afiliado.

La ARP reconoce subsidio por incapacidad temporal, indemnización por incapacidad permanente parcial, pensión de invalidez, pensión de sobrevivientes y auxilio funerario.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.