Secciones
Síguenos en:
UNIÓN GREMIAL: FALTÓ LA AGROINDUSTRIA

UNIÓN GREMIAL: FALTÓ LA AGROINDUSTRIA

Todas las cartas cayeron sobre la mesa. En realidad, nada se movió por debajo de la ruana. Las doce horas que duró el Congreso Nacional Agrario fueron como un día de campo en la ciudad. Con tuteo o sumerceseo , el Gobierno, los agricultores, los ganaderos y las organizaciones campesinas entraron un período de concertación, sin que esto implique un cambio en la política agrícola definida ya por el ministerio de Agricultura.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
22 de septiembre 1990 , 12:00 a. m.

Con saco, corbata, ruana, poncho, buzo, sombrero o cachucha, todos tuvieron la oportunidad de desahogarse. Y lo hicieron. Cada cual a su manera. Pero hablaron.

Al final, la ministra de Agricultura, María del Rosario Sintes de Restrepo, reafirmó todo lo que ha venido anunciando desde el día en que asumió el cargo.

La apertura para el agro será gradual y selectiva. Se mantendrán los actuales niveles de protección a la producción nacional. Se desmontará el monopolio que el Instituto de Mercadeo Agropecuario (Idema) ejerce sobre la importación de algunos alimentos y materias primas.

La ministra recalcó además que el Instituto solo intervendrá el mercado en casos de calamidad de cosechas y en las zonas marginales. El Idema seguirá siendo un elemento fundamental de la política agrícola. La meta del Gobierno no es el autoabastecimiento alimentario .

Y todo eso lo dijo delante de quienes la han criticado y han insinuado que el Gobierno echó reversa en sus anuncios para el sector agropecuario.

Algunos gremios, entre ellos los productores de caña, café, algodón, flores y semillas certificadas, respaldan el proceso de apertura puesto en marcha por el presidente Gaviria.

Otros, arroceros, cerealeros, soyeros, cacaoteros y las organizaciones campesinas, adoptaron posiciones radicales en contra de la apertura para el agro. Inclusive, los defensores de la anterior administración se atrevieron a pronosticar un déficit de alimentos para el segundo semestre del próximo año.

El argumento es que los agricultores no tienen incentivos para sembrar, lo que conllevará, según ellos, a una reducción en el área que se cultivará en 1990.

Sinembargo, el Gobierno y algunos agricultores no lo creen así. Afirman que mientras las importaciones se controlen a través de aranceles, los importadores no dispondrán de los atractivos que los críticos se han imaginado. Agro-contradicciones Durante más de seis horas, la ministra de Agricultura escuchó toda clase de declaraciones, críticas y hasta contradicciones.

Mientras los agricultores, especialmente los pequeños, pedían que se suprimiera la obligatoriedad de contratar asistencia técnica para poder recibir un crédito del Fondo Financiero Agropecuario, los profesionales, ingenieros agrónomos, agrícolas, veterinarios y zootecnistas dijeron lo contrario.

Los campesinos pidieron reforma agraria total, en tanto que los grandes productores guardaron silencio. Ninguno de ellos tocó el tema. Inclusive, fue el propio presidente Gaviria el que habló de distribución de tierras.

Pero a la ministra no solamente le tocó escuchar discursos, sino una que otra consigna sindical lanzada por un pequeño grupo de trabajadores del Idema, que intentó entregarle un pliego de peticiones. Ese fue el lunar negro del Congreso.

En el coctel de clausura del Congreso, sin la presencia de la ministra, los representantes de los gremios y las organizaciones campesinas comenzaron a hacer balances sobre la suerte que correrá cada sector de la producción.

Aunque todos coincidían en que la unión gremial fue el principal logro, individualmente consideran que la política agrícola sigue siendo, como en efecto lo es, la misma que se ha dado a conocer desde el pasado 7 de agosto.

También hubo coincidencia en que los grandes ausentes del Congreso fueron los industriales que procesan materias primas agrícolas. Y no es que ellos no hayan asistido, sino que no se les dio la oportunidad de intervenir. Esa situación permite concluir que a la unión del sector agropecuario le faltó el proceso industrial.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.