Secciones
Síguenos en:
ASESINOS SIN CAUSA

ASESINOS SIN CAUSA

Qué vaina con mi anterior columna. Yo pretendía criticar el macarthismo que existe tanto en los medios de comunicación como en algunos sectores sociales y terminé, para los que la leyeron al revés, reencarnación del propio McArthy, señalando con el dedo acusador a Jinneth Bedoya, Patricia Uribe y otra periodista. Dicen, los que sacaron de contexto un párrafo, que las llamé guerrilleras y que me alegré por lo que les había ocurrido.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
21 de febrero 2001 , 12:00 a. m.

Qué vaina con mi anterior columna. Yo pretendía criticar el macarthismo que existe tanto en los medios de comunicación como en algunos sectores sociales y terminé, para los que la leyeron al revés, reencarnación del propio McArthy, señalando con el dedo acusador a Jinneth Bedoya, Patricia Uribe y otra periodista. Dicen, los que sacaron de contexto un párrafo, que las llamé guerrilleras y que me alegré por lo que les había ocurrido.

Creo que nos estamos volviendo paranoicos. En qué cabeza cabe pensar que una persona medianamente normal, desde las páginas de un periódico también razonable, se va dedicar a hacer apología de la violencia. Comprendo el enfado de Jinneth porque vivió una situación muy dura y cualquier comentario, aunque sea bien intencionado, puede molestarle. Pero no entiendo al coro dedicado a echarle leña al fuego, a debatir si debían quemarme en la pira o picarme, en lugar de coger un teléfono y pedirme una aclaración, y eso que entre los cazadores los hay que presumen de una dilatada hoja de vida y por ello deberían mostrar algo más de cordura.

En todo caso, les reitero a las tres colegas mis disculpas sinceras. Siento por ellas gran respeto profesional y estima personal, nunca he creído que sean ni guerrilleras ni paramilitares ni nada diferente a periodistas honestas que mantienen contactos con unos y con otros por su trabajo, como lo hago yo misma en el Caguán y en Córdoba.

Y mientras los de este lado estábamos en esas, los del otro volvían a las andadas. El brutal asesinato de los excursionistas nos envía un terrible mensaje de cara al futuro. Alguien cree que esos que apretaron el gatillo con una frialdad espeluznante van a regresar a su casa, así, sin más, a manejar un taxi el día que se firme la paz? O que volverán a donde la mamá los que masacraron a los de Ovejas?.

Habrá que tratar en la mesa negociadora cómo recuperaremos para la sociedad civil a cientos de asesinos desalmados, ocultos bajo un uniforme que pretende representar una causa. Un comandante para me reconoció que sus hombres, acostumbrados a matar, necesitarán tratamiento psicológico para conseguir convivir con sus profundas memorias de violencia.

En cuanto al múltiple crimen, supongo que la Comisión que se creará de supuestas personalidades tendrá algo que sugerir al respecto. O vamos a callar una vez más y dejaremos que esas muertes tapen las de Diego Turbay, su mamá y cuatro acompañantes?.

Está bien que sentencien a Uzcátegui por omisión, que los tribunales intervengan en esos casos. Los que viajamos por zonas rojas somos testigos de la connivencia de los militares con las Auc, aunque habría que analizar las razones para ello porque sólo con sentencias no la acabarán.

Pero, y la justicia revolucionaria? Irá la rimbombante Comisión a pedirle cuentas al señor Marulanda por el asesinato de Turbay y acompañantes? Y a los que mataron a los excursionistas? Alguien va a responder algún día por esas muertes? Hasta donde yo sé, Grannobles sigue feliz en su puesto. Como continúa el comandante de las Auc que acabó salvajemente con la vida de 40 pescadores en la Ciénaga Grande.

Arrecia la impunidad en todos los frentes.

PD: Sugiero despejar Cartagena. Seguro que los amigos cachacos y costeños del Presidente no son enemigos de la paz .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.