OFENSIVA SOBRE LA GRAN MANZANA

OFENSIVA SOBRE LA GRAN MANZANA

Setenta pintores colombianos tienen sus obras en salas de Nueva York durante julio, y otras hasta septiembre. En la galería de la Universidad de Yale en la calle 56 y Quinta Avenida se encuentran tres obras de Fanny Sanín (Bogotá 1940); en el Museo del Barrio, ubicado en la calle 105 y Quinta se muestran dibujos e instalaciones de Carlos Rojas (Facatativá 1933-1997), Santiago Cárdenas (Bogotá 1937), Beatriz González (Bogotá 1938), Luis Caballero (Bogotá 1943-1995), Miguel Angel Rojas (Bogotá 1946), Oscar Muñoz (Cali 1951).

27 de julio 1997 , 12:00 a.m.

En el Centro Colombiano de la Misión de Colombia se exponen trabajos recientes de Mónica Meira, María Cristina Cortés y Diego Mazuera. Por su parte, el Consulado presenta una colectiva titulada Compartamos el espíritu de los ángeles. Vale la pena mencionar varios artistas de una muestra compuesta por 67 pintores, de los cuales treinta son colombianos: Lorenzo Feydell, Carlos Ríos Acosta y José Rivera, entre otros.

Al mismo tiempo, en Osmus de Soho Building se reúnen las obras de 28 colombianos y en la galería Janus, el barranquillero Knox Martin exhibe abstracciones que se caracterizan por la supremacía del blanco. Nubia Medina y Jairo Toro se presentan en una colectiva en Queens Theatre in the Park. La temática de Medina se inspira en las leyendas, los mitos y la herencia del continente americano. Toro combina la pintura y la escultura; el resultado es una concepción de orientación abstracta. Sin título (1995) es la creación en madera, cemento, metal, tela y cuero de Doris Salcedo, quien exhibe en la sala René d Harnoncourt y es la parte de la Selección de la Colección del MOMA (Museo de Arte Moderno).

La obra de Sanín, representada en abstracciones de 1980, hace parte de una selección de artistas geométrico-abstractos y entre los nombres más destacados de este grupo de ocho artistas figuran Louis Bourgeois, quien a sus ochenta y cinco años sigue creando instalaciones como la que se encuentra en la Bienal del Museo Whitney, Agnes Martin (Saskatchevvan 1912) y Dorothea Rockburne (Montreal 1934). Repensando la geometría es la tercera exhibición de una serie que comenzó con Albers and Primary Structures (1995) y The Art of Structure and Bauhaus (1996). La muestra fue auspiciada por la Universidad de Yale en homenaje a Josef Albers, quien fue director de la Escuela de Bellas Artes del centro educativo y autor del libro La interacción del color. La curadora Rina Carvajal comenta que es innecesario clasificar a los artistas latinoamericanos, como es el caso de Sanín o Paternosto: nadie piensa en Bourgeois como una pintora francesa o en Martin como canadiense. Para mí, el arte no es asunto étnico o geográfico. El trabajo de Fanny es una contribución al arte del siglo XX .

Lucha titánica Por otra parte, Re-alineando la mirada: corrientes alternativas del dibujo suramericano, en el Museo del Barrio, es una exposición de 137 dibujos y cuatro instalaciones de 46 artistas. Los países participantes son Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Perú, Uruguay y Venezuela. Cabe resaltar que Colombia es uno de los que más obras aportó. Los creadores utilizan distintos materiales como tinta, en el caso de un dibujo de Beatriz González titulado Tragedia pasional - ex militar mata a la esposa de su amigo y luego se suicida (1996) o Caballero, que usó carboncillo sobre papel para Sin título, de 1985. Oscar Muñoz se vale del plástico para revelar sus personajes a través de la instalación Cortinas de baño (1996).

Carolina Ponce de León, consultora de la exposición, observa que la participación de pintores colombianos en Re-alineando la mirada realza una producción a nivel continental: Nueva York es un escenario internacional y esta es una manera de legitimar una tradición artística . Ponce afirma que la exposición tuvo muy buena acogida tanto por parte de la crítica como del público. El New York Times escribió una reseña favorable y señaló los dibujos de González y Caballero. Agnes Gund, presidente del MOMA, destacó el trabajo de Miguel Angel Rojas , agrega.

Conviene señalar que un número tan representativo de artistas en las galerías de Nueva York no es causal y una de las razones es que en Colombia es muy difícil exponer, como afirma Felix Angel, curador del Centro Cultural del Banco Iberoamericano de Desarrollo en Washington: En Colombia cada vez se hace más complejo exhibir porque hay reducción de las galerías y, a la vez, los galeristas han perdido el espíritu de promoción por motivos socioeconómicos. Muchos artistas colombianos quieren mostrar su obra en E.U., para luego despertar interés de Colombia. Es en verdad una lucha titánica , concluye Angel.

Ariza en el Colombian Center Mi padre era un hombre muy bueno y hospitalario. Las puertas de la casa estaban abiertas para todo el mundo. Nunca quiso conseguir dinero, afirma Alfonso, hijo del pintor Gonzalo Ariza, quien viajó desde Tokio a Nueva York para asistir a la apertura de la exposición del fallecido pintor colombiano en el Colombian Center de Nueva York.

Gonzalo Ariza pertenece a la generación de pintores y escultores que nació entre 1894 y 1913 como Ramón Barba y Alipio Jaramillo. Su tema favorito fue el paisaje nacional y, en particular, la Sabana. Esta generación fue criticada hasta el punto que Ariza dejó de exhibir entre 1964 y 1973. En una carta, Ariza protestó ante los ataques a su producción. El historiador Germán Rubiano recoge las palabras de Marta Traba: ... es muy difícil juzgar esta generación. A ellos se les convirtió de repente en grandes pintores o pintores de paisajes admirables. Sus trabajos mostraban grandes errores y deficiencias . Traba pensaba que se había creado una imagen falsa y exagerada alrededor de los logros de estos paisajistas.

Ariza ganó una beca del gobierno colombiano para estudiar en Tokio y allí comenzó a dibujar paisaje bajo la tutela del maestro Foujita. Alfonso, su hijo, es también pintor y vive en Tokio hace cuatro años, donde su trabajo fue seleccionado entre los veinte mejores artistas del archipiélago. El jurado no sabía que yo era colombiano, creían que era japonés porque no me conocían en persona . Ariza fue discípulo junto con Erwin Kraus de Ricardo Borrero en la Escuela Nacional de Bellas Artes. Borrero tuvo la oportunidad de estudiar en París y fue influenciado, a su vez, por la Escuela de Barbizón, interesada en especial por el paisaje.

Hay que señalar que tanto el Museo Metropolitano como el de Arte Moderno de Nueva York tienen obra de Gonzalo Ariza. La curadora María Valderrama cuenta que ella descubrió Recolección de Café de Ariza en una de las bodegas del MET. La pintura fue donada por el Banco de la República al museo en 1954; y a través de una carta dirigida al artista, por intermedio del maestro Cárdenas, Valderrama le notificó de la permanencia de su cuadro en la sección de arte del siglo XX porque el mismo Ariza desconocía tal hecho. Su reciente muestra fue de nueve paisajes de distintas épocas: Orquídeas, La mesa (1960), Río Apulo en San Javier (1960), Los helechos (1970), Nubes de lluvia, Tenasucá (1980), Siete cueros en el páramo (1987) y Nocturno (1993), entre otras. Se inauguró el 19 de marzo y estuvo hasta el 20 de mayo. El evento fue coordinado por Ana Sokoloff y auspiciado por la Misión Permanente de Colombia ante la ONU y la Federación de Cafeteros.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.