Secciones
Síguenos en:
EL VIAJE SIN REGRESO

EL VIAJE SIN REGRESO

Un suicidio cada cuatro horas; 2.096 casos el año pasado. Esas son las escuetas cifras de nuestro país. Pero detrás de las cifras hay historias reales, historias de seres desesperados que no encontraron otra salida distinta a la de un viaje sin regreso. En un país en donde el número de víctimas fatales inunda los medios de comunicación diariamente, la anestesia parece apoderarse de la gente. Lo más doloroso es que la población más afectada es la juvenil. Es entre los 15 y los 24 años que este flagelo se ensaña con más sevicia.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
22 de febrero 2001 , 12:00 a. m.

Un suicidio cada cuatro horas; 2.096 casos el año pasado. Esas son las escuetas cifras de nuestro país. Pero detrás de las cifras hay historias reales, historias de seres desesperados que no encontraron otra salida distinta a la de un viaje sin regreso. En un país en donde el número de víctimas fatales inunda los medios de comunicación diariamente, la anestesia parece apoderarse de la gente. Lo más doloroso es que la población más afectada es la juvenil. Es entre los 15 y los 24 años que este flagelo se ensaña con más sevicia.

En los últimos años, la incidencia de estados depresivos en los jóvenes ha venido en franco ascenso. De ello dan fe quienes tienen la oportunidad de estar en contacto con niños y adolescentes en colegios. Sin duda, una de las más sentidas preocupaciones de directivos y profesores en las diferentes universidades tiene que ver con el marcado ascenso de casos de depresiones severas e intentos de suicidio que con frecuencia azotan a sus estudiantes. De hecho, el primer motivo de consulta en los departamentos de psicología de los centros de educación superior, guarda relación con estados depresivos.

La depresión tiene causas endógenas (internas) y exógenas (externas). No cabe duda de que la combinación de ambos factores produce una mezcla explosiva en nuestra enferma sociedad. En un país en el que se calcula en cerca de 7 millones los niños que sufren algún grado de maltrato familiar, no se puede esperar el auge de una juventud pletórica de optimismo. Colombia padece una grave enfermedad de su núcleo familiar. Quienes tenemos la oportunidad de estar en contacto con alumnos de colegios y universidades, y con jóvenes que acuden a nuestros consultorios, sabemos que día a día el pesimismo inocula los futuros adultos de este país. Cada vez más se ven más inclinados a la inmediatez, a aquello que se puede obtener en el corto plazo. Por supuesto, en esto hay algo de lo que caracteriza al adolescente. Como lo sostiene el filósofo y experto en educación Fernando Savater: el joven cada vez le rehúye más a lo abstracto y se acerca a lo concreto, a la satisfacción inmediata.

Pero es evidente que un país en el que día a día la violencia cobra más víctimas, especialmente jóvenes, no pueden ellos hacer proyectos a largo plazo. Lo que lleva un estado depresivo y, en su forma extrema, a un intento de suicidio, es algo complejo y multicausal. No es una frustración amorosa, un problema económico o un problema académico en forma aislada lo que lleva a alguien a cometer un suicidio. Pero sí son los disparadores. Son las variables que podrán llevar a un joven frágil desde el punto de vista psicológico a tomar esta medida desesperada.

Es cierto que en sociedades desarrolladas, como en países de Europa oriental, los índices de suicidio son más altos, 30 por cien mil habitantes, frente a 5 por cien mil habitantes que hay en Colombia. Es cierto que los estados depresivos y el suicidio tienen tanto de causas sociales como emocionales. Pero tal vez sea cuando logremos erradicar el flagelo del maltrato infantil en todas sus formas, que estaremos cultivando una juventud que piense en vivir y no en matarse.

* Médico psicoanalista.

rsoulier@latino.net.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.