Secciones
Síguenos en:
LA CONSTITUCIÓN DE 1821 ESTÁ EXTRAVIADA

LA CONSTITUCIÓN DE 1821 ESTÁ EXTRAVIADA

El desorden, la falta de control y las deficiencias en el manejo de las obras en la Bibilioteca del Congreso tuvo como resultado que se extraviara el original de la Constitución Política de 1821.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
01 de febrero 2001 , 12:00 a. m.

El desorden, la falta de control y las deficiencias en el manejo de las obras en la Bibilioteca del Congreso tuvo como resultado que se extraviara el original de la Constitución Política de 1821.

Los dos tomos de la Constitución no aparecen por parte alguna. Nadie da razón de ese documento que hace dos años generó una guerra civil entre el Archivo Legislativo y la Biblioteca del Congreso.

Las dos dependencias querían ser las protectoras de los voluminosos libros escritos a mano y que Antonio Nariño firmó con tinta roja.

El enfrentamiento entre esas dos oficinas condujo, inclusive, a la presentación de una denuncia ante la Policía, el 22 de abril de 1998.

Días después, funcionarios de esas dos dependencias fueron llamados a declarar ante la Policía. Diego Henao, quien en esa época se desempeñaba como asistente de la Biblioteca y hoy está detenido por irregularidades administrativas detectadas por la Fiscalía, la Procuraduría y la Contraloría generales, comentó en esa ocasión que había presentado la denuncia, porque la Constitución aparece en el inventario del Senado. Pero Aldemar Vanegas, asistente del Archivo Legislativo, sostuvo en ese momento que los libros contenían leyes y que por lo tanto debían reposar en su oficina.

Tres años después y sin que se resolviera legalmente quién debía tener la custodia de la Constitución de 1821, el histórico documento se encuentra perdido.

Como si ello fuera poco y a pesar de que se han hecho múltiples contratos para la prestación de servicios en la Biblioteca, el estado de los libros es bastante grave. La biblioteca Juan Lozano y Lozano que consta de 40 mil libros y que fue donada al Congreso hace cerca de 20 años está completamente abandonada y los ejemplares están arrumados y llenos de polvo.

Aunque el estado lamentable de esos libros ha sido denunciado en varias ocasiones no se han tomado correctivos del caso.

El desorden es de tal magnitud que la Biblioteca del Congreso tiene dos bodegas llenas de sillas, escritorios y tapetes completamente abandonados. Además, en ese mismo lugar, aparecieron 37 placas metálicas con las que estaban marcados unos muebles, que en estos momentos están desaparecidos.

Una de las salas está ocupada por varias curules, en muy buen estado, que también están abandonadas. Eso demuestra que la compra de 102 pupitres y sillas que se hizo hace dos años y que representó un costo cercano a los 204 millones pesos no se justificaba.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.